Cómo ahorrar 40.000 euros en intereses cambiando la hipoteca de banco

El 65% de los clientes puede mejorar sus condiciones de financiación mediante una subrogación hipotecaria

Imágenes de gente con mascarillas pasando por delante de bancos que anuncian hipotecasJesus G. FeriaLa Razón

Reducir la cuota mensual de la hipoteca puede ser un gran alivio en tiempos de crisis. Una manera de conseguir este ahorro es haciendo una subrogación de la hipoteca, lo que le permitirá acceder a mejores condiciones de financiación y reducir el pago de intereses. De hecho, entre los meses de mayo y julio las subrogaciones hipotecarias aumentaron más de un 50% en España en comparación con el mismo periodo de 2019, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Además de ser un operación sin apenas complicaciones, en algunos casos puede ser incluso gratuita. El comparador Helpmycash explica cuáles son los beneficios de cambiar la hipoteca de banco.

¿Cuánto puede ahorrar?

Hacer una subrogación de la hipoteca, es decir, llevarse el préstamo hipotecario firmado de una entidad a otra beneficia al 65% de los hipotecados, según un estudio realizado por el comparador. El ahorro para este porcentaje de los clientes puede rondar 1.200 euros al año al mejorar las condiciones del crédito. El secreto de estas cifras yace en el alto tipo de interés que solían firmar los clientes (de hasta el 4%) en comparación con los precios actuales de las hipotecas, unos productos con un interés medio de alrededor del 1,70%. Por lo que en una hipoteca a 30 años, el ahorro podría rondar de media los 36.000 euros, aunque este porcentaje puede ser mayor incluso. Helpmycash cuenta un simulador gratuito de subrogación que le permitirá conocer el ahorro estimado. Basta con especificar el tipo de interés de su hipoteca actual, el saldo pendiente, la fecha de la firma y el plazo de la hipoteca.

¿Cuánto cuesta cambiar de banco y quién lo paga?

Subrogar la hipoteca conlleva una serie de trámites que requieren la intervención de una notaría, de una gestoría y del Registro de la Propiedad. Sin embargo, según la ley hipotecaria, le corresponde al banco afrontar estos gastos.

El cliente, por su parte, deberá abonar únicamente el coste de la tasación de la vivienda, que suele oscilar entre los 300 y los 500 euros, y la posible comisión por subrogación que le aplique su banco. “Esa penalización tan solo se pagará si así lo recoge la escritura de la hipoteca y el porcentaje aplicado está regulado por ley”, explica el comparador online.

Los límites se establecen dependiendo del año en el que se firmó la hipoteca y de si se trata de un crédito a tipo fijo o variable. En cualquier caso, la comisión por subrogación máxima será del 2% o del 0,15% si el cliente aprovecha el cambio de banco para pasarse del tipo variable al fijo.

Para una hipoteca de 100.000 euros y suponiendo que el banco aplicara la comisión máxima, el total a pagar sumando la tasación no superaría los 2.500 euros. En el caso de una hipoteca de 250.000 euros, el máximo a pagar serían 5.000 euros. En el lado contrario, el mínimo a pagar por una hipoteca de 100.000 euros serían 150 euros, y con una de 250.000 euros,

¿La subrogación puede ser gratis?

Esta posibilidad dependerá tanto del banco actual en el que tenga su hipoteca como de la entidad a la que se mueva el préstamo hipotecario, explica Helpmycash. Por ejemplo, Kutxabank financia el coste de la comisión por subrogación. “Aunque esa cuantía devengaría intereses, en cifras serían unas decenas de euros adicionales que permitirían hacer el cambio con más desahogo, siendo la tasación el único gasto a abonar en el momento”, subraya el comparador. Por otro lado, algunas entidades como ING, aunque no se ocupan de la comisión por subrogación, pagan la tasación a cambio. “Así, aquellos que decidan mover su crédito al banco naranja y no tengan comisión por subrogación podrán mejorar las condiciones de la hipoteca sin pagar ni un euro”, concluye Helpmycash.