La Agencia Tributaria justifica el alza de ingresos en 2021 por partir de un año muy malo

El director del fisco considera “no muy efectivo” investigar en un domicilio previo aviso

El director general de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), Jesús GascónEmilio NaranjoEFE

El director general de la Agencia Tributaria (AEAT), Jesús Gascón, ha hecho gala en todo momento de su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados de un gran sentido del humor a la hora de explicar sus cuentas y de rebatir las críticas sobre si el cuadro macroeconómico en el que se basan las cuentas públicas del próximo año es o no excesivamente optimista. Para empezar, ha confesado la envidia que le produce que el gobernador del Banco de España, Pablo Fernández de Cos, recurra a dos escenarios macroeconómicos posibles en 2021 para explicar la evolución de las cuentas públicas, como “más envidia” le produce aún que la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, recurra nada más y nada menos que a tres, uno pesimista, otro central y un tercero optimista. Acto seguido, ha asegurado, con sorna, que el Gobierno sólo puede apostar por uno a la hora de diseñar sus cuentas públicas. En este contexto, ha calificado de “consistente” la previsión de recaudación que figura en los Presupuestos del Estado de 2021. Para dotar de mayor credibilidad a sus palabras, ha justificado ante sus señorías su aseveración al poner el énfasis en que este alza se producirá gracias a que la comparación se realizará con 2020, ejercicio “especialmente malo”

Por eso ha destacado la “consistencia” de las previsiones de ingresos de los Presupuestos Generales del Estado de 2021, al partir de una demanda interna crecerá un 10,8% en comparación “con un año malo” como 2020, marcado por las restricciones implantadas para luchar contra la pandemia de Covid-19. Este crecimiento del 10,8% de la demanda interna “suena a mucho”, pero “no es un crecimiento comparado con un año normal, sino con un año malo” como 2020. Así, aplicando ese crecimiento del 10,8% al cierre de recaudación previsto en 2020 de 196.000 millones, el resultado será de unos 217.000 millones en 2021. “Faltan 5.000 millones para llegar al objetivo de la previsión de ingresos” del año que viene, lo que, en su opinión, demuestra que “hay cierta consistencia en la previsión de ingresos”.

Después de analizar los ingresos en cada una de las figuras impositivas, ha asegurado que el acceso a domicilios con previo aviso para realizar comprobaciones “no parece que sea muy efectivo cuando existe la posibilidad de destruir pruebas”. De esta manera, se ha pronunciado sobre la sentencia del Tribunal Supremo donde prohíbe a Hacienda acceder a un domicilio o a una empresa por una “corazonada” o “para ver qué se encuentra”.

Comprobaciones con previo aviso

A su juicio, las personas físicas y jurídicas tienen una “protección” y derechos constitucionales que hay que “conciliar” con el hecho de que un investigador con autorización judicial pueda acceder a los locales sin previo aviso. “El acceso con previo aviso no parece que sea muy efectivo cuando existe la posibilidad de destruir pruebas”. No obstante, ha apuntado que el Supremo “ha puesto el problema encima de la mesa” y ha dicho que hay que ver la normativa y encontrar la solución más oportuna, por lo que “lo que hay ahora es endeble”.

Acto seguido, ha recordado a sus señorías la “tarea que hay por delante” en esta materia, en la que se tendrá que ver “en seguida” y “probablemente” también tengan que abordar legislativamente los parlamentarios. En cualquier caso, ha rehusado utilizar “sistemáticamente” la vía penal, ya que, a su juicio, tiene que ser el “último recurso”. “La vía penal tiene que ser excepcional".

En una sentencia publicada a primeros de octubre, la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo anuló por defectos de motivación un auto judicial que autorizó la petición de Hacienda de entrada en el domicilio de una empresa basada en que había tributado por debajo de la media del sector. Acto seguido, ha asegurado que una mayor recaudación no solo se produce por la vía de la lucha del fraude, sino también del cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales.