Sacyr gana un 61% menos tras provisionar 85 millones por un laudo del Canal de Panamá

La compañía logra un beneficio de 47 millones de euros hasta septiembre

Sacyr logró un beneficio neto atribuible hasta septiembre de 47 millones de euros, el 61% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, tras realizar una provisión de 85 millones de euros para cubrir la cantidad que debe devolver a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) tras el reciente laudo de la Cámara Internacional de Comercio (ICC), según ha informado la compañía. El laudo sí otorga a GUPC 25 millones de dólares en concepto de gastos adicionales de laboratorio y por la existencia de fallas no detectadas en el terreno.

La sólida situación financiera de Sacyr le permite, según ha asegurado la compañía, atender con su propia caja el resultado de este laudo sin comprometer proyectos actuales ni su plan de crecimiento, según ha asegurado. Esta reclamación supone solamente el 8,8% del total de las interpuestas por GUPC, el consorcio constructor, y sus socios. Sacyr ha asegurado que seguirá “defendiendo en ICC sus argumentos en relación con las reclamaciones justas que está haciendo a ACP”. Además, ha asegurado que avanza en UNCITRAL el arbitraje de inversión contra el Estado de Panamá ya que Sacyr considera que ha sido perjudicado al realizar con éxito un proyecto con un perfecto desempeño estructural, funcional y medioambiental.

Mejora del Ebitda

Sacyr logró hasta septiembre incrementar su Ebitda el 7,2%, hasta alcanzar los 527 millones de euros. Según la compañía, este aumento “refleja la solidez del modelo de negocio de la multinacional, que tiene su foco en las actividades concesionales con bajo riesgo a la demanda”. Gracias a él, la compañía asegura que no ha tenido un impacto significativo por la pandemia durante el tercer trimestre del año. El 78% de su Ebitda procede de los negocios concesionales de sus tres grandes áreas de negocios: Concesiones, Ingeniería e Infraestructuras y Servicios.

La compañía ha implementado medidas preventivas frente a la Covid-19 en todos sus centros de trabajo y ha contribuido a paliar los efectos de la pandemia entre los colectivos vulnerables en España, Colombia, México, Perú y Chile. Además, dentro de su actividad de construcción y gestión hospitalaria, ha llevado a cabo actuaciones para ampliar la capacidad de sus hospitales y crear nuevas instalaciones preparadas para hacer frente a la pandemia. En este difícil contexto económico, su cifra de negocios creció el 5,6% entre enero y septiembre, hasta los 3.203 millones.

Sacyr logró también mejorar la rentabilidad de los negocios en los nueve primeros meses de año respecto del mismo periodo del ejercicio anterior y el margen de Ebitda se situó en el 16,5%.

Repsol

La bajada del precio de la acción de Repsol no ha tenido impacto en la caja del Grupo durante el tercer trimestre de 2020, ya que Sacyr tiene completamente cubierta su posición mediante derivados financieros. La compañía, utilizando un criterio de prudencia, ha ajustado el valor en libros de su participada hasta los 6,72 euros por acción. Con las últimas optimizaciones en las estructuras de derivados, Sacyr podrá beneficiarse de la revalorización de la acción a partir de 8,5 euros acción para más de 25 millones de acciones.

La deuda neta del grupo se situó en 4.788 millones de euros a cierre de septiembre, frente a los 4.315 millones a finales de 2019. El aumento se debe a la actividad inversora de la compañía en nuevos proyectos concesionales. La deuda con recurso se situó en 870 millones de euros.