Ocho partidos piden devolver los Presupuestos al Gobierno, pero no suman los votos suficientes

Las cuentas públicas de 2021 seguirán su curso en la Cámara Baja, después de que la próxima semana se rechace en pleno las enmiendas a la totalidad presentadas

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, a su llegada a la sede de Foment del Treball de Barcelona, donde ha participado en una reunión con la patronal catalana en la que ha anunciado la presentación de una enmienda a la totalidad al proyecto de presupuestos generales del Estado de 2021 del Gobierno de Pedro SánchezEnric FontcubertaEFE

El PP, Vox y otros seis partidos del Congreso apuestan por devolver al Gobierno el proyecto de Presupuestos Generales de 2021, pero entre todos sólo suman 151 diputados, por debajo incluso de los 155 votos que tienen el PSOE y Unidas Podemos, que además han logrado ensanchar su bloque de investidura para superar con holgura este primer examen parlamentario de las cuentas. La votación de esas enmiendas de totalidad está prevista para el próximo jueves, 12 de noviembre, pero el Gobierno no necesita mayorías cualificadas y le basta con sumar votos suficientes para rechazar las enmiendas a la totalidad presentadas, que se votan de una tacada ya que todas persiguen lo mismo: la devolución del proyecto de Presupuestos al Gobierno.

En concreto, han presentado enmienda a la totalidad el PP, Vox, Junts, Foro Asturias, la CUP, Coalición Canaria y el BNG, a los que se sumará UPN, que no presentará enmienda propia, pero sí ha avanzado su intención de apoyar la retirada del proyecto. Todos juntos suman 151 votos, pero el Gobierno de coalición ha engordado la mayoría que permitió el pasado mes de enero la investidura de Pedro Sánchez y cuenta con 199 votos favorables a continuar con la tramitación de los Presupuestos para negociar su contenido.

Así, al bloque que permitió la investidura de Sánchez por voto a favor (PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País, Compromís, Nueva Canarias y Teruel Existe) o abstención (Esquerra Republicana y EH-Bildu), el Gobierno ha sumado para la votación de la próxima semana a Ciudadanos, a los cuatro diputados del PDeCAT que se han desmarcado de Junts y al Partido Regionalista de Cantabria (PRC), que en enero votaron en contra. Once meses después, el Gobierno sólo ha perdido al BNG, que apoyó la investidura de Sánchez pero que ahora presenta una enmienda de totalidad como “toque de atención”. Eso sí, su diputado Néstor Rego se ha mostrado dispuesto a retirarla para alcanzar un acuerdo.

A diferencia de lo ocurrido en enero de 2019, cuando los Presupuestos Generales que el Gobierno del PSOE había pactado con Podemos fueron tumbados por la oposición en la primera votación, provocando la convocatoria de las elecciones del 28 de abril de ese año, ahora los dos socios tienen asegurada una holgada mayoría absoluta para salvar ese trance. Una vez supere la votación de totalidad de la próxima semana, el proyecto de Presupuestos continuará su tramitación en ponencia y en la comisión para debatir las enmiendas parciales presentadas por los grupos.

La fase definitiva tendrá lugar en el pleno del Congreso la semana del 30 de noviembre, donde se votarán las cuentas de cada Ministerio. Entonces, el Gobierno deberá contar todos sus apoyos porque ya no valdrán medias tintas, ya que perder la votación de una sección supondría echar por tierra todo el proyecto. Y es que la decisión del ERC, Ciudadanos, PNV, Bildu, PDeCAT, Más País-Equo, Compromís, Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Teruel Existe y Nueva Canarias de permitir la próxima semana la tramitación de los Presupuestos no implica que vayan a votar a favor de su aprobación a final de mes. Sólo supone mantener la puerta abierta a la negociación.