Vueling tampoco quiere equipaje de mano y cobrará por llevarlo

El recargo se aplicará a la tarifa básica, según ha informado la aerolínea

Vueling se va a sumar a las compañías que van a cobrar por el equipaje de mano para luchar contra el coronavirus. La aerolínea ha informado hoy de que ha actualizado su política de equipaje y cobrará a los pasajeros que quieran llevar la maleta de mano en la cabina del avión y tengan la tarifa Basic. Según la aerolínea, la medida se enmarca en la necesidad de limitar el número de bultos en cabina para favorecer que el embarque y desembarque sean más ágiles y garantizar la distancia y el menor contacto entre viajeros, en línea con las recomendaciones sobre seguridad sanitaria por la Covid-19, según informa Efe.

Según ha informado la aerolínea, se trata de un nuevo servicio a la carta que da a los clientes la posibilidad de escoger entre la facturación gratuita de su equipaje o contratar la opción de llevarlo en cabina. Todos los clientes podrán llevar en cabina un bulto de mano que deberá caber y situarse bajo el asiento y, como novedad, la compañía ha ampliado las dimensiones permitidas para estos equipajes.

Los clientes con tarifas Optima, Family y TimeFlex tendrán incluida la opción de llevar su maleta de mano en cabina, mientras que los que hayan optado por la tarifa Basic y quieran llevar también su maleta en cabina, podrán hacerlo contratando el servicio “mi maleta de mano en cabina”. Todos los clientes, independientemente de su tarifa, podrán facturar su equipaje de mano en los mostradores de facturación sin coste añadido.

Recomendación al sector

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la agencia de la ONU encargada de estudiar los problemas de la aviación civil internacional y promover los reglamentos y normas únicos para el sector a nivel mundial, recomendó en junio la supresión del equipaje de mano poco antes de que las aerolíneas recobrasen la actividad tras el coronavirus. A finales de junio, Air Europa aceptó la sugerencia de los sindicatos de recomendar a los viajeros, a través de su página web, no portar equipaje de mano que no pueda ser alojado bajo el asiento. La compañía, además, también aceptó facturar de forma gratuita el equipaje de mano de largo radio para minimizar el contacto de los TCP con el mismo. El objetivo de ambas medidas era, como en el caso de Vueling, minimizar el contacto de estos profesionales con estos equipajes.

En el documento que elaboró y tituló “Despegue: guía para los viajes aéreos tras la crisis de salud pública de COVID-19”, la OACI recomendó que los viajeros “sean animados a viajar lo más ligeros posible y con todo el equipaje facturado excepto aquel pequeño que se pueda meter debajo del asiento”.