¿Qué hago si tengo un cargo en mi tarjeta que no es mío?

Los cargos desconocidos en la cuenta bancaria habitualmente se tratan de un pago olvidado pero podrían ser consecuencia de un fraude o engaño

Lo primero que hay que hacer cuando vemos un cargo en la cuenta bancaria que no hemos realizado es pensar en todos los pagos hechos con la tarjeta de crédito en los días previos o en las domiciliaciones asociadas a nuestro número de cuenta que conlleva la contratación de un servicio determinado.

En la mayoría de ocasiones, el sobresalto provocado por un cargo desconocido queda en un susto: casi siempre encontramos el vínculo que existe entre ese gasto que tenemos en la cuenta bancaria y alguna compra realizada en el pasado. Aunque, puede tratarse en realidad de un cargo erróneo por algún error o, incluso, por el robo de tus datos bancarios o tarjeta de crédito.

Por este motivo, inmediatamente después de haber visto como unos cuantos euros se han descontado del total del dinero acumulado en la cuenta, hay que ponerse en contacto con la entidad bancaria, tras previamente haber comprobado que el cargo no ha sido realizado por el titular.

Los bancos tienen a disposición de sus clientes teléfonos 24 horas, aparte de sus oficinas, donde se puede reclamar este cargo indebido. Además, las entidades pueden anular o desactivar las tarjetas de crédito en caso de robo.

Consejos para no hacer un pago por error

En ocasiones, estos cargos pueden ser fruto de algún error, al suscribirnos sin darnos cuenta a algún servicio que era de pago y no lo sabíamos, o de algún fraude online. Estas son algunas recomendaciones para evitar ser víctimas de algún engaño y tener un susto porque nos han cobrado algo que no esperábamos:

- Revisa tu cuenta bancaria y tu tarjeta diariamente para tener un control de todas las operaciones que realices.

- Guarda las facturas de las compras que hayas realizado de cara a poder justificar en un futuro cada una de ellas.

- Comprueba que el gasto de las facturas se corresponde con el cargo de la cuenta bancaria.

- Lee siempre y pon atención a la letra pequeña de los servicios gratuitos.

- Vigila las renovaciones automáticas de las suscripciones anuales que tengas para que no se ejecuten de forma automática.

- Si vas a realizar una compra con la tarjeta de crédito, asegúrate de que el pago se hace mediante el código de seguridad CVV o mediante un proceso de doble verificación.

- Utiliza pasarelas de pago como PayPal, Google Wallet o Apple Pay ya que dan un plus de seguridad.

- Comprueba que la página web disponga de un protocolo de seguridad SSL antes de efectuar un pago online.

- Nunca des tus claves o elementos de seguridad, ni siquiera si te los solicitan a través de un enlace recibido en un mensaje.