IVA, pensiones, salario mínimo... el FMI desmonta los planes económicos de Sánchez

Rechaza subidas fiscales y critica también que se quiera retroceder en la reforma laboral

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le ha cantado las verdades del barquero a Pedro Sánchez. Con esa jerga medio técnica, medio ampulosa que tanto gusta en el ámbito económico, la organización dirigida por la búlgara Kristalina Georgieva saca los colores a los planes económicos del Ejecutivo de coalición de PSOE y Podemos en el análisis sobre la situación de España que divulgó ayer. Al Fondo no le convencen ni sus planes presupuestarios, ni algunas de las reformas de calado que quiere hacer ni otras medidas que ya ha hecho.

Salario mínimo

Empezando por lo ya hecho, el Fondo, en un anexo del informe sobre el mercado laboral español, asegura que la brusca subida del salario mínimo aprobada en los últimos años ha tenido efectos negativos. «Las consecuencias no deseadas de un aumento del salario mínimo en el empleo habrían contrarrestado parcialmente los efectos positivos sobre los ingresos de los trabajadores con salarios bajos», destaca el fondo.

Reforma laboral

Echando la vista atrás, el Fondo vuelve también a mostrar su rechazo a la contrarreforma laboral que quiere impulsar Podemos desde el Gobierno. Como explicó la jefa de la misión del FMI para España, Andrea Schaechter, «no sería beneficioso» modificar o eliminar las reformas laborales que se realizaron en el pasado, ya que existe literatura académica y pruebas de que ayudaron a incrementar la «competitividad» de España y a la creación de empleo tras la crisis. Concede, no obstante, que pudo contribuir a incrementar los trabajadores pobres y que es importante analizar este aspecto.

Frente a una contrarreforma laboral como la que propugna el Ejecutivo, el Fondo apuesta por la introducción de un modelo mixto que combine un único tipo de contrato laboral con el establecimiento de un fondo individual para el recurso de los trabajadores en caso de despido o complemento de su jubilación, también llamado «mochila austríaca». A su juicio, este sistema contribuiría de manera sustancial a la reducción de la dualidad existente en el mercado laboral español.

Subida de impuestos

El Fondo no está de acuerdo con un incremento generalizado de la fiscalidad por el efecto que tendría sobre los más vulnerables. La institución ha recetado por ello al Gobierno no proponer por el momento ninguna subida del IVA o de los conocidos como «impuestos verdes» por su impacto sobre la actividad económica. Acepta que se toque la fiscalidad de los que más ganan con medidas como el incremento del IRPF a las rentas más altas que fijan los Presupuestos. Pero nada más.

Funcionarios y pensionistas

La controvertida subida de las pensiones y salarios públicos que recogen los Presupuestos de 2021 también es objeto de crítica del FMI. Considera que «deben evitarse los compromisos de elevar permanentemente los coeficientes de gasto corriente, por ejemplo a través de la masa salarial y las pensiones (públicas), dado el elevado déficit fiscal estructural y las presiones de gasto a largo plazo derivadas del envejecimiento de la población».

Cuentas optimistas

El Fondo tampoco se cree los Presupuestos del año próximo. Según su diagnóstico, el cuadro macroeconómico que sirve de base para el borrador de las cuentas públicas, que apunta a una recuperación en la actividad de alrededor del 10% en 2021 en comparación con el repunte de alrededor del 7% manejado por los técnicos de la institución internacional, peca de optimista. «El panorama macroeconómico que sustenta el proyecto de presupuesto del Gobierno es optimista», apunta el FMI, que atribuye las discrepancias en sus pronósticos de crecimiento principalmente al impacto del uso de fondos de la UE y al multiplicador asociado.