El Círculo de Empresarios avisa del “serio peligro” que corre el orden constitucional del 78

John de Zulueta considera que los Presupuestos de 2021, cuya aprobación depende “la izquierda radical, nacionalistas y separatistas”, no son los que necesita España por comprometer la recuperación

John de Zulueta, presidente del Círculo de Empresarios©Gonzalo Pérez MataLa Razón.

El Círculo de Empresarios alerta del “serio peligro” que corre el orden constitucional del 78. Así lo ha advertido su presidente, John de Zulueta, durante la presentación de un documento de análisis sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2021. De “auténtica pena” ha considerado que la aprobación de estas cuentas dependa de la izquierda radical, de los nacionalistas y de los separatistas, que “tienen la voluntad declarada de revertir el orden constitucional”. A su juicio, estos no son unos Presupuestos de país, basados en un escenario “irreal” de crecimiento económico el próximo año y, por tanto, con unos ingresos inflados. Estas cuentas “comprometen seriamente la recuperación económica y la generación de empleo”.

El Círculo de Empresarios alerta de que el carácter expansivo de los Presupuestos situarán al déficit y a la deuda pública en niveles difícilmente sostenibles, con un déficit estructural cercano a los 75.000 millones de euros (en torno al 6 % del PIB). En su documento “PGE 2021: Un déficit estructural que compromete la recuperación”, el Círculo de Empresarios comparte que ante una situación excepcional se requieren medidas de apoyo excepcionales en el ámbito social que permitan temporalmente afrontar las dificultades de familias, autónomos y empresas. “Pero este carácter expansivo ha de responder a criterios técnicos, no a razones ideológicas o al cumplimiento de un programa de Gobierno elaborado antes de la llegada de la pandemia”.

En ese sentido, recuerda que desde la Comisión Europea se volverá a exigir una pronta y gradual transición hacia la consolidación presupuestaria. Por tanto, “unos Presupuestos tan expansivos no serían prorrogables ni viables en años posteriores”. El Círculo cuestiona la idoneidad del momento para elevar gastos que implican adquirir compromisos de carácter estructural. Además, no parece que el Gobierno haya realizado un análisis profundo de la eficiencia del gasto público para compensar el elevado incremento que la pandemia ha tenido sobre determinadas partidas.

Al igual que todos los organismos nacionales e internacionales, el Círculo de Empresarios, en sintonía con el Banco de España y la AIRef, estima un crecimiento del PIB el próximo año entre el 5% y el 7% del PIB, entre 4,8 y 2,8 puntos por debajo de la previsión “excesivamente optimista” del Ejecutivo de Sánchez. Por el lado de los ingresos, considera que, dada la fragilidad de la recuperación económica y los efectos que tiene y tendrá la nueva ola, las estimaciones de recaudación son optimistas. Además, el alza de los ingresos se apoya en parte en nuevas figuras impositivas con una capacidad recaudatoria que podría estar sobreestimada. Al Círculo le preocupa la subida generalizada de impuestos, directos e indirectos, sobre empresas y familias en contraste con los anuncios de los Gobiernos de las grandes economías europeas de bajadas del IVA, aplazamientos de pagos de impuestos, exenciones a pymes, reducciones en el IRPF... Según De Zulueta, estas subidas impositivas no van contra los ricos, sino contra la clase media y baja.

Los empresarios advierten de que estos cambios pueden tener elevados costes en términos de seguridad jurídica y atracción de inversión extranjera directa. “Todo ello puede perjudicar seriamente la productividad y competitividad de la economía española”. Por ello el Círculo insiste una vez más en “la necesidad de mejorar nuestra competitividad retomando la aplicación de reformas estructurales para transformar el modelo productivo español y hacerlo más sólido, competitivo y sostenible”.

El presidente del Círculo ha asegurado desconocer la aportación literal de Podemos a estos Presupuestos. Eso sí, ha apuntado a la limitación de los precios de los alquileres como una medida de Pablo Iglesias, a la que “Nadia Calviño se ha opuesto tajantemente". Acto seguido, ha considerado que esta limitación del precio lo único que contribuirá es a aumentar la economía sumergida, situada, según sus cálculos, en el 22% del PIB. Zulueta ha recordado que esta medida se ha demostrado ineficaz en los países que se ha aplicado.

En este contexto, ha rechazado también el alza del salario mínimo interprofesional hasta 1.000 euros y ha defendido su eliminación. para ello, ha esgrimido la inexistencia en los países nórdicos del SMI, al igual que tampoco está regulado en Italia. Como botón de muestra ha ejemplarizado con el salario medio en Noruega, situado en 5.200 euros al mes, frente a los 2.300 de media mensual que se cobra en España.

De Zulueta ha arremetido contra el Ejecutivo de Sánchez por la mala gestión realizada para frenar el avance del coronavirus. A su juicio, hay que buscar el equilibrio entre poner coto al virus y seguir manteniendo a flote la economía. De ahí que se haya mostrado contrario a los confinamientos domiciliarios y haya dudado de la eficacia de cerrar bares y restaurante. A su juicio, las medidas que funcionan pasan por el cierre perimetral de barrios, como ha decidido la presidenta de la Comunidad de Madrid y el Gobierno francés. Zulueta, además, ha apostado por la realización de test rápidos, como los antígenos, y por el aislamiento de aquellas personas que contraigan el virus.