¿Las pensiones españolas son más generosas que las del resto de Europa?

El importe medio no es de los más elevados, pero los jubilados de nuestro país cobran uno de los porcentajes más altos respecto a su último salario

Jubilados y pensionistas andando por las calles de MadridAlberto R. RoldánLa Razón

Una de las preocupaciones de los trabajadores que se acercan a la edad de jubilación es acceder a una pensión que, al menos, mantenga el poder adquisitivo de los últimos años, de tal forma que su retiro no perjudique su estilo de vida. El mejor indicador para valorar esta situación no es el importe de la pensión de jubilación, sino la tasa de reemplazo. Es decir, el porcentaje del último salario del trabajador que cubre la pensión.

Lo cierto es que, si se tiene en cuenta este dato, los jubilados españoles se encuentran en una posición privilegiada respecto a otros países de Europa. Aunque en otros lugares como Dinamarca, Francia o Países Bajos la pensión media de jubilación es más alta que en España, nuestro país tiene una mayor tasa de sustitución, lo que indica que los pensionistas pierden con el sistema público un menor poder adquisitivo al dejar de trabajar.

En concreto, los jubilados españoles cobran de pensión el 83,4% de su último sueldo como trabajador, según los últimos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Si un empleado cobra 1.000 euros en su última nómina, su pensión es de 834 euros, muy por encima de la media de la OCDE, que sería de 586 euros (58,6% del sueldo).

No obstante, la de nuestro país no es la tasa más elevada. Los jubilados italianos son los que tienen la pensión que cubre el mayor porcentaje del último salario, con el 91,8%. Le sigue Luxemburgo, con el 90,1%; Austria, con el 89,9%; Portugal, con el 89,6%; y Bulgaria, con el 89,3%. España ocupa el séptimo puesto entre los países europeos de los que se tienen datos.

Reino Unido es, con diferencia, el país que registra el peor dato, con el 28,4%, pero se debe a que desde 2012 se combina un sistema público con aportaciones obligatorias a planes de pensiones privados. Los británicos con un sueldo superior a 10.098 euros, destinan un 8% del salario a su pensión; el 4% lo paga la empresa, el 3% el trabajador y el 1% el Estado. Lituania (31%), Polonia (35,1%), Irlanda (35,9%) y Rumanía (41,6%) son otros de los países con una menor tasa de reemplazo.