Sin plan de rescate para hostelería y turismo: «No somos de quemar contenedores, pero estamos desesperados»

La hostelería y el turismo se desangran tras no aprobar el Consejo de Ministros el plan de rescate prometido. «Estamos trabajando en ello», reitera la vicepresidenta económica Calviño

Miles de hosteleros reclaman un plan de ayudas directas para salvar sus negociosJesús DigesEFE

El esperado y prometido plan de choque para salvar al turismo en general y la hostelería en particular no llega. El Consejo de Ministros olvidó ayer la urgencia que vive el sector, se limitó a aprobar la prórroga de los avales de los créditos ICO y desaprovechó una nueva oportunidad para intentar salvar a unas empresas que están al borde de la desaparición y que representan, en conjunto, más del 6% del PIB, con una facturación superior a los 123.000 millones de euros en 2019.

«La aprobación de la prórroga de los ICO era imprescindible, pero sabe a poco o a nada con lo que verdaderamente necesitamos, que son ayudas reales y directas, que en cualquier país serio ya se han hecho, y aquí se siguen riendo de nosotros», cargó contra el Ejecutivo José Yzuel, presidente de Hostelería de España. Denuncia la patronal que «las ayudas son para ayer, ni siquiera para hoy, y seguimos esperando mientras agonizan nuestros negocios. Es una falta de respeto, de responsabilidad y de empatía del Gobierno con el sector. No les importa arrasar con los más débiles, con los autónomos y las micropymes, que forman el grueso de nuestro negocio. Es una vergüenza», reiteró Yzuel, que ha advertido de que las protestas se pueden radicalizar «cuando la desesperación sea total. No somos de quemar contenedores y ruedas, pero la gente está empezando a perder la paciencia, estamos en el límite y siguen jugando con el futuro de nuestras familias», sentenció.

Su reacción –y la decenas de miles de hosteleros y de negocios relacionados con el turismo– parece lógica después de que el Consejo de Ministros haya pasado de puntillas por el prometido plan de ayudas para salvar el turismo, del que la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, se limitó a decir que «seguimos trabajando en ello, en colaboración con las comunidades autónomas y los ayuntamientos, para tenerlo listo cuanto antes». Según reconoció, el Ejecutivo ya dispone de un borrador de propuestas en firme, con medidas económicas, fiscales y financieras que han sido tomadas de las que han aportado las diferentes patronales del sector hostelero y del comercio, «aunque todavía faltan por definir algunas cuestiones», matizó. Ante la premura de la situación, fuentes gubernamentales han explicado a LA RAZÓN que se estarían planteando «dividir el plan en varias fases», para intentar dar a los negocios más afectados «un balón de oxígeno cuanto antes».

Sin embargo, parece que ha quedado descartado que alguna de estas ayudas inmediatas sean directas, como reclaman las patronales, y podrían quedarse en bonificaciones, exenciones fiscales, exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social, o medidas de acción sobre los alquileres, que se sumarían en un primer bloque a la ampliación de la carencia y del plazo de amortización de los créditos ICO. «Eso ya no nos vale», avisa Yzuel.