Norwegian declara concurso de acreedores en Irlanda para evitar el cierre y reorganizarse

Le permitirá seguir operando, buscar inversores, reducir deuda y desarrollar un plan para reflotar la compañía

Norwegian ha presentado concurso de acreedoresJOHAN NILSSONEFE

La aerolínea de bajo coste Norwegian ha iniciado un proceso denominado “examinership” en Irlanda, un mecanismo similar al concurso de acreedores al que pueden acogerse empresas en crisis mientras toman medidas para solucionar su situación financiera mientras siguen operando. Según ha informado la compañía aérea, esta decisión se produce tras la decisión del Gobierno de Noruega de negarle apoyo adicional para superar los efectos de la pandemia del Covid-19.

Norwegian tiene la posibilidad de acogerse a esta figura del ordenamiento jurídico irlandés gracias a que Arctic Aviation Assets, la sociedad a través de la que posee sus aviones, está radicada en ese país. Este proceso de reorganización protege los activos del Grupo Norwegian al tiempo que le permite centrarse en la reducción de su deuda y la mejora de su situación financiera a través de nuevas inversiones de capital. Esta protección, a través de un examinador designado por un tribunal, permite en última instancia que una empresa logre inversiones e implemente un plan legalmente vinculante para la liquidación de deudas. La aerolínea noruega estima que este proceso se puede demorar hasta cinco meses, periodo en el que continuará operando su red de rutas y seguirá cotizando con normalidad en la Bolsa de Valores de Oslo.

Norwegian continuará operando su red de rutas, actualmente limitada debido a la situación de la Covid-19, mientras Norwegian Reward continuará reconociendo y recompensando ‘cashpoints’ a sus miembros con normalidad. Además, pretende mantener el máximo número de puestos de trabajo que sean posibles, lo que afirma la compañía, seguirá siendo una de las “prioridades más importantes” de la compañía a lo largo de este proceso.

El consejero delegado de Norwegian, Jacob Schram, ha explicado que “buscar protección para reorganizarnos bajo la ley irlandesa es una decisión que hemos tomado para asegurar el futuro de Norwegian en beneficio de nuestros empleados, clientes e inversores”. Su objetivo es "encontrar soluciones con las partes interesadas que nos permitan emerger como una aerolínea financieramente más fuerte y de confianza”.