El comercio estalla y pide ayudas directas: “De nada nos valen más préstamos, si no los podemos pagar”

La patronal CEC pide más exoneraciones y un `plan de ayuda urgente para un sector que da empleo a 3,2 millones de personas

El presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo, ha solicitado ayudas directas al sector que garanticen la liquidez a los comercios, exoneraciones en sus cotizaciones sociales para las pymes del comercio en Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) e incentivar la digitalización. “De nada nos valen más préstamos, si no los vamos a poder pagar”, ha señalado Campo en la clausura de ‘Spain Retail Congress’, donde ha indicado además, sobre las exoneraciones en las cotizaciones sociales para las pymes del comercio en ERTE, que en un contexto “tan complicado” como el actual, es de “vital importancia” para el comercio que todos los negocios que se encuentren en una situación de vulnerabilidad puedan contar con esta protección.

Otras medidas propuestas por Campo han sido potenciar e incentivar la digitalización del sector comercio, no solo como canal para la venta ‘online’ sino orientado a la implementación de herramientas de gestión empresarial, a fomentar el relevo generacional en las pymes de comercio y facilitar la transferencia a emprendedores, a incrementar las medidas de control para luchar contra la falsificación y venta ilegal de productos y su posterior comercialización y a impulsar campañas que pongan en valor el comercio de proximidad e incentiven el consumo.

“Reclamamos voluntad política para establecer un plan de ayuda urgente al comercio, con un importante apoyo presupuestario, cuya puesta en marcha contribuya al reconocimiento del comercio como sector estratégico de la economía española”, ha subrayado el presidente de la CEC, quien ha reclamado además la constitución del Consejo asesor de comercio. “Se hace cada vez más necesario constituir un foro consultivo integrado por las organizaciones empresariales más representativas de la distribución comercial en España”, ha indicado. En su opinión, si bien evitar la propagación de la pandemia constituye un objetivo “ineludible de máxima prioridad”, la restricción de la actividad económica derivada de ese “irrenunciable” control debe ir acompañada de medidas compensatorias “rápidas y suficientes” para los sectores más directamente afectados, como es el del comercio.

Campo ha afirmado que, como consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19, el comercio de proximidad está registrando caídas de facturación interanuales que alcanzan el 50% en muchos subsectores, al tiempo que el 15% de los comercios de proximidad que cerraron durante el estado de alarma no ha vuelto a abrir sus puertas. El sector del comercio, según Campo, constituye una pieza estratégica en el desarrollo económico y social del país, que en su conjunto, y hasta ahora, daba empleo a 3,2 millones de personas, lo que supone el 17,1% del total de afiliados a la Seguridad Social y supone el 13% del PIB Nacional.