Rebelión de los inspectores de Hacienda

Los funcionarios superiores del Fisco se oponen a que los técnicos se equiparen con una oposición de rango inferior con el “artificio falaz” de la lucha contra el fraude fiscal

La ministra Portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en rueda de prensa posterior al Consejo de ministros en Moncloa, Madrid (España), el 17 de noviembre de 2020
La ministra Portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en rueda de prensa posterior al Consejo de ministros en Moncloa, Madrid (España), el 17 de noviembre de 2020EUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

Los inspectores de Hacienda (grupo A 1 del escalafón funcionarial) se oponen a que los miembros del cuerpo técnico de Hacienda (A 2) pasen a formar parte de un Cuerpo Superior Técnico de Hacienda, con el pertinente alza salarial, sin haber tenido que pasar por la misma oposición que los Cuerpos Superiores de Inspectores.

Fedeca, la federación que engloba a los Inspectores de Hacienda, Interventores y Auditores del Estado y de Gestión Catastral, ha mostrado ante Hacienda y la Agencia Tributaria su rotundo rechazo a la creación de un Cuerpo Superior Técnico de Hacienda como el que se contempla en las enmiendas presentadas por varios grupos a los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

Los inspectores consideran que las diferencias en el modo de acceso, que incluyen más ejercicios en su fase de oposición que los Cuerpos Técnicos, entre ellos, ejercicios orales, así como cursos más largos en la Escuela de Hacienda Pública una vez aprobada la oposición que los que tienen que pasar los Cuerpos Técnicos, hacen que “la pretensión de la conversión automática del Cuerpo Técnico de Hacienda en Cuerpo Superior Técnico” vulnere los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad” que rigen el empleo público.

Según los inspectores, se “pretende enmascarar dicha transformación en un aliado de la lucha contra el fraude y no es más que un artificio para alcanzar sus objetivos, ya que los funcionarios pertenecientes a los tres cuerpos técnicos ya vienen realizando labores de aplicación del sistema financiero y tributario y de lucha contra el fraude fiscal, integrados eficientemente en la estructura de la AEAT, la Intervención General del Estado (IGAE) y el Catastro”, recoge Europa Press.

Los inspectores entienden que si los cuerpos técnicos “se convierten por decreto” en Cuerpos Superiores se seguirían necesitando técnicos de Hacienda para hacer las tareas que les corresponden, además de suponer un aumento de la carga salarial “muy considerable, sin que se haya probado que dicho incremento conllevaría un incremento en la consecución de los objetivos fijados a la AEAT, la IGAE o a la Dirección General del Catastro.

“No se debe utilizar el argumento del objetivo de la lucha contra el fraude fiscal como una herramienta para lograr una reivindicación salarial, un argumento que se utiliza de manera recurrente por Gestha”, alegan. En este sentido, los inspectores afirman que si la propuesta del sindicato de técnicos de Hacienda de convertir los 8.000 técnicos de Hacienda en un Cuerpo Superior fuera la “fórmula mágica” para acabar o reducir el fraude fiscal nadie se opondría a esa medida. “Pero lo cierto es que por más que el lema de que el fraude fiscal se extinguiría con la creación de un Cuerpo Superior Técnico con más competencias se repite hasta la extenuación, nunca se precisa o se detallan los ingredientes concretos de esta receta mágica”, añaden.

Para los firmantes, quienes conocen la organización y el funcionamiento de la AEAT “saben que este argumento es falaz y no se sostiene”. Avisan además de que acceder a la mejora salarial que demanda Gestha para los técnicos mediante la creación de un Cuerpo Superior traería “consecuencias negativas en desorganización y desestructuración de la Administración Tributaria, mucho más costosas que el incremento salarial pretendido por el sindicato Gestha”.