¿En qué provincias sale más cara la factura del agua?

La diferencia de precio al año es de 403 euros entre la ciudad más cara y la más barata

Imagen de una persona lavándose las manos
Imagen de una persona lavándose las manos

No dejar el grifo abierto al lavarse los dientes o los platos, reutilizar el agua o usar programas en la lavadora o el lavavajillas que gasten menos agua y energía son conductas que forman parte del día a día. El nivel de concienciación también puede estar asociado al gasto que ocasiona el consumo de este recurso natural tan escaso: el agua. En concreto, según un reciente estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la diferencia de precio en la factura del agua entre la provincia más barata y la más cara de España llega a ser de 403 euros al año.

La OCU ha comparado las tarifas del agua en las 50 capitales de provincia, Vigo, Gijón y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. El análisis revela que para un consumo anual de 175 m3 (un hogar con cuatro personas) la factura más barata es la de Palencia, con un coste 157 euros, y la más cara Sevilla, donde asciende a 560 euros al año.

Ciudades más caras

Las provincias más caras, junto a Sevilla (560 euros/año) son: Murcia (552 euros/año) y Barcelona (502 euros/año), pero también Alicante (461euros/año), Palma (460 euros/año), Huelva (449 euros/año), Tarragona (426 euros/año), Cádiz (417 euros/año) y Segovia (411 euros/año).

Las más baratas

En el lado contrario, con la mitad de coste anual, se encuentran las ciudades con la factura más barata: San Sebastián (200 euros/año), Ávila (199 euros/año), Lugo (198 euros/año), León (194 euros/año), Melilla (182 euros/año), Soria (175 euros/año), Guadalajara (164 euros/año), Orense (162 euros/año) y Palencia (157 euros/año).

El mayor coste no se debe solo a las dificultades de abastecimiento

“El elevado coste del agua en algunas urbes podría explicarse (y solo hasta cierto punto) por las mayores dificultades de abastecimiento, pero esta limitación solo debería afectar a la parte de la factura que se refiere al suministro. Sin embargo, el importe de los conceptos de saneamiento y contador también suelen ser mayores en estas ciudades”, denuncia la OCU.

La Organización denuncia también que las tarifas penalizan el bajo consumo en mayor medida que un consumo más elevado. Existe una “falta de medidas tarifarias para promover el ahorro de agua en más de la mitad de las ciudades analizadas, donde el precio por metro cúbico acaba siendo más económico cuanto mayor es el consumo”, explica la OCU. Sucede sobre todo en Bilbao, Burgos, Cáceres, Castellón, Ceuta, Córdoba, Cuenca, Gijón, Huesca, La Coruña, Madrid, Pamplona, Pontevedra, San Sebastián, Santa Cruz de Tenerife, Teruel, Valencia, Vigo y Zamora.

Por otra parte, la OCU recuerda a los consumidores que existen tarifas sociales para familias con bajos recursos; y que algunos ayuntamientos ofrecen tarifas especiales para familias numerosas y hogares donde convive mucha gente.