Calviño rebate las previsiones de la OCDE y asegura que España crecerá en el cuarto trimestre de este año

La vicepresidente afirma que la segunda ola del covid-19 tendrá un impacto en la economía muy inferior al de la primera

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, durante su intervención en el debate del proyecto de presupuestos generales del Estado para 2021 en el Congreso este miércoles.
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, durante su intervención en el debate del proyecto de presupuestos generales del Estado para 2021 en el Congreso este miércoles.J.J. GuillénEFE

La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, ha elegido el pleno del Congreso de los Diputados como escenario para rebatir las previsiones dadas a conocer este martes por la OCDE sobre la economía española. Esta organización ha alertado de que España sufrirá la mayor recesión de las economías del mundo occidental este año, en el que el PIB, según sus cálculos, se desplomará un 11,6%. En su intervención ante sus señorías para defender los presupuestos de su Departamento, Calviño se ha dirigido al pleno para explicar en primer lugar el cuadro macroeconómico que sustenta los Presupuestos Generales del Estado de 2021. En este contexto, ha mantenido su previsión de que la economía española remontará el vuelo en este cuarto trimestre de 2020 y, por tanto, crecerá, en contra de lo estimado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Es más, ha achacado a la incertidumbre existente las previsiones tan pesimistas sobre España de instituciones, como el FMI o la OCDE, y no a los indicadores reales a los que su Departamento toma el pulso a diario.

A tenor de la información disponible que maneja su Ministerio, ha confirmado, desde la prudencia, pero sin ningún género de duda, que el impacto económico de la segunda ola de la pandemia del coronavirus “será muy inferior” al de la primera de los meses de marzo y abril. Así, la previsión del Gobierno para el cuarto trimestre se mantiene en “una evolución positiva”, aunque con “todas las cautelas” por la incertidumbre que sobrevuela la economía española. La esperanza de Calviño sobre la cercanía de la salida del túnel reside en que las últimas semanas se han registrado “señales positivas”, como el anuncio de la puesta en marcha de una vacuna en enero próximo o la evolución favorable de las tensiones geopolíticas. Además, la vicepresidenta ha destacado los buenos resultados del empleo registrados en las últimas semanas, como el aumento en noviembre de 100.000 nuevas afiliaciones a la Seguridad Social, el doble de las inscritas en octubre pasado, y la evolución del paro registrado. Mientras, la OCDE ha avisado de la lentitud detectada en la salida de los trabajadores en ERTE, la vicepresidenta ha puesto el énfasis en todo lo contrario, en la buena evolución de este indicador, con 10.000 trabajadores diarios que salen de un ERTE.

A su juicio, las estimaciones realizadas por su Departamento para el próximo año son “prudentes”, al tener en cuenta un posible retraso en el hallazgo de una vacuna eficaz y un mayor impacto, por tanto, en el empleo y en el tejido industrial que lastre la recuperación económica, así como una demora en el uso de los 27.000 millones de anticipo que corresponderán a nuestro país el próximo año de los fondos europeos para la reconstrucción de la era postcovid. En contraposición a estos riesgos, Calviño ha citado el anuncio de la llegada de la vacuna en enero. En este escenario, mantiene su previsión de un crecimiento el próximo año superior al 7% del PIB y del 9,8% con el impacto positivo que tendrá en la economía la inyección de capital en inversiones por importe de 27.000 millones de los fondos europeos, lo que ayudará a la creación de 800.000 nuevos puestos de trabajo en este período, según sus estimaciones.

Estos mimbres le permiten mantener su pronóstico de una reducción del déficit público hasta el 7,7% del PIB en 2021. Amén de que este año las necesidades de financiación previstas por el Ejecutivo para paliar los efectos de la pandemia se han reducido en 20.000 millones, al quedar situadas en 110.000 millones, cifra que se repetirá el año que viene. Además, ha anunciado la emisión de bonos verdes por un importe de entre 5.000 hasta 10.000 millones en el próximo ejercicio. En este contexto tan esperanzador dibujado por Calviño, la vicepresidenta ha finalizado su intervención en el pleno de la Cámara Baja considerando estos Presupuestos “imprescindibles” para que España pueda acometer una inversión pública total de 39.000 millones de euros en 2021, así como transmitir una imagen de crédito y confianza al resto del mundo. De ahí que haya reclamado el apoyo de todo el arco parlamentario para estas cuentas.