Comercio electrónico: ¿tabla de salvación en tiempos de coronavirus?

Vivimos tiempos de cambio. La crisis del coronavirus ha modificado por completo cosas que hasta ahora dábamos por inamovibles. Desde el saludo con dos besos hasta trabajar en la oficina, muchas de nuestras acciones cotidianas han vivido un revés radical durante los últimos meses. Así ha sido también para nuestras empresas, que han tenido que buscar nuevas soluciones para sobrevivir a la crisis y han encontrado un nuevo aliado: el comercio electrónico

Muchos negocios han dado el salto al comercio electrónico durante los últimos meses.
Muchos negocios han dado el salto al comercio electrónico durante los últimos meses.UnsplashLa Razón

Banco Santander ofrece a sus clientes autónomos y empresas nuevas formas para hacerles más fácil el camino a lo digital con los servicios, por ejemplo, de Santander ZOne y Bizum para comercio electrónico.

El año que cambió todo

El 2020 está siendo, por muchos motivos, un periodo de múltiples cambios en nuestro día a día. El coronavirus ha tenido una enorme incidencia en la vida de la gente. Nuestras costumbres han cambiado, nuestros valores se han reordenado, incluso la forma que tenemos de relacionarnos ahora es diferente, pero si algo ha dado un giro de 180º ha sido nuestra forma de consumir.

Desde el confinamiento, la mayoría de los supermercados han reforzado sus pedidos online y su sistema de envío a domicilio para poder dar respuesta a una demanda, hasta entonces, inusitada. Lo mismo ha ocurrido con multitud de negocios que echaron la persiana debido al parón de la actividad no esencial, pero que siguieron activamente a través de sus plataformas online acumulando pedidos para cuando volviera la normalidad.

El valor de las pymes

En España, nuestra productividad se asienta esencialmente en el músculo económico de las pymes.

Nuestra productividad se asienta esencialmente en el músculo económico de las pymes.
Nuestra productividad se asienta esencialmente en el músculo económico de las pymes.Banco SantanderLa Razón

Queda claro, por tanto, que las pymes soportan el peso de nuestra economía y que a ellas les debemos la mayor parte de la creación de puestos de trabajo y de la riqueza de nuestra marca país.

Sin embargo, se trata de un sector siempre muy expuesto a impactos sociales, que padece profundamente los vaivenes de nuestra economía y el que más corre peligro a la hora de sufrir disrupciones o cierres obligatorios. Sus reservas de liquidez suelen ser más humildes que otras empresas grandes o multinacionales y el crédito al que acceden suele estar más limitado por la escasez de activos. Esta vulnerabilidad ha sido especialmente visible durante la crisis sanitaria, ya que las pymes han sido de los sectores que más han sufrido las consecuencias.

Las pymes, responsables de la creación de puestos de trabajo y de la riqueza de nuestra marca país.
Las pymes, responsables de la creación de puestos de trabajo y de la riqueza de nuestra marca país.Banco SantanderLa Razón

Banco Santander, al lado de las pymes

Desde el inicio de la crisis sanitaria, la entidad ha querido ser parte de la solución a la situación generada por el coronavirus. De hecho, el banco ha puesto a disposición de los autónomos, las pymes y las empresas más de 90.000 millones de euros en diferentes formas de financiación desde el comienzo de la pandemia.

La entidad financiera ha seguido apoyando a sus clientes en este periodo con la concesión de 1.600 millones de euros diarios de media en nuevos préstamos en el segundo trimestre, en su mayor parte destinados a créditos para pymes españolas.

Banco Santander también es líder de mercado en los préstamos ICO dirigidos a este segmento, donde tiene un 27% de la cuota a nivel nacional, con más de 29.000 millones de euros concedidos por esta vía desde marzo.

Su indudable compromiso con las pymes y los autónomos de nuestro país ha hecho que Banco Santander haya recibido por tercera vez en cinco años el premio al mejor banco del mundo para pymes, concedido por la prestigiosa revista Euromoney.

El comercio digital, un aliado de las pymes

Las entidades financieras, y en concreto Banco Santander, han lanzado algunas herramientas digitales para impulsar el comercio electrónico y apoyar, así, el consumo.

Bizum

Bizum es una plataforma alojada en la app del banco, a través de la cual se puede enviar y recibir dinero de forma inmediata y totalmente segura. Solo es necesario tener el número de teléfono del destinatario para poder realizar la transacción. Rápido y seguro.

Ahora, el Santander ha hecho posible realizar pagos a través de Bizum en los comercios que hayan habilitado este método, siguiendo unos sencillos pasos y con tan solo una clave.

Bizum, una plataforma a través de la cual se puede enviar y recibir dinero.
Bizum, una plataforma a través de la cual se puede enviar y recibir dinero.Banco SantanderLa Razón

Santander ZOne

Santander ZOne es una plataforma que sirve de escenario a empresas y comercios para conectar con más de 5 millones de consumidores potenciales.

Santander ZOne es la evolución de Santander Shopping, con 1,2 millones de clientes activos, y, gracias a ella, las empresas pueden elaborar y dirigir ofertas personalizadas a los clientes del Santander, segmentando por edad, lugar o perfil de consumo.

Mediante el TPV virtual, los clientes pueden acceder a esta potente herramienta de marketing, con la que las pymes y comercios pueden fidelizar y ofrecer descuentos, ventajas y experiencias exclusivas a sus clientes, para impulsar sus ventas, dentro del contexto de recuperación tras la crisis sanitaria.

¿Cómo funciona?

Acceder a este escaparate gigante es muy fácil. Tan solo hay que seguir unos sencillos pasos.

- Las empresas pueden empezar por filtrar el tipo de cliente al que se quieren dirigir, según la información que ya tienen de su negocio.

- Diseñan una oferta increíble que saben que les puede interesar a sus clientes.

- Programan la oferta en la aplicación, et voilà! La magia de la app hará el resto, mostrando el anuncio a sus mejores clientes potenciales.

Gracias a este servicio, las empresas pueden medir los resultados que están obteniendo con sus ofertas, como los datos de ventas totales, el número de clientes que la recibieron, sus bonificaciones… y aprender así a lanzar sus campañas según la información que vayan recibiendo.

Además, tienen acceso a un histórico para revisar las campañas, volver a lanzarlas y consultar sus datos siempre que lo necesiten.