La deuda pública crece 104.000 millones en un año

En septiembre se sitúa en el 114,1% del PIB, cerca de la previsión del Gobierno para todo el año

Fachada del Banco de España, situado en la Plaza de Cibeles en Madrid
Fachada del Banco de España, situado en la Plaza de Cibeles en MadridCristina BejaranoLa Razón

Los peores pronóstico sobre la evolución de la deuda pública se han confirmado al cierre del tercer trimestre del año, según las estimaciones del Banco de España publicadas este viernes. La entidad central ratifica que la deuda pública se ha disparado hasta el 114,1% del PIB en el tercer trimestre de este año, lo que supone 18,6 puntos más que a finales de 2019 y la sitúa a tan sólo 4,7 puntos de la última previsión del Gobierno para el conjunto del año, fijada en el 118,8% del PIB. Este nivel de deuda pública no se había alcanzado hasta ahora y responde a las necesidades de financiar un mayor gasto público para paliar los efectos de la pandemia del coronavirus. La deuda del conjunto de las Administraciones Públicas, en función del Protocolo de Déficit Excesivo, ha alcanzado a finales de septiembre de 2020 un nuevo récord con un saldo de 1,308 billones de euros y un alza interanual del 8,7%. En los últimos 12 meses la subida es de 104.000 millones.

Como es habitual, la Administración central es la que mayor peso tiene en el desglose de la deuda por administraciones. En concreto, la suya se ha elevado a 1,178 billones en septiembre de 2020, lo que representa el 102,7% del PIB, con un crecimiento del 10% en términos interanuales. La Administración central ha concentrado su deuda en emisiones de valores a largo plazo del Estado. Por su parte, el saldo de deuda de la Seguridad Social se ha situado en 75.000 millones, con un aumento nada desdeñable en tasa interanual del 42,7%. Mientras, la de las comunidades autónomas ha crecido hasta los 302.000 millones en septiembre pasado, lo que representa un 26,3% del PIB, con una subida interanual del 1,2%.

La mayoría de las autonomías han seguido aumentado su endeudamiento en comparación con un año antes, salvo Canarias, Cataluña, Extremadura, Galicia, La Rioja y País Vasco, que han registrado leves descensos. En términos absolutos, Cataluña es la que registra el mayor importe de deuda (78.292 millones), seguida de la Comunidad Valenciana (49.651 millones), Andalucía (35.236 millones) y la Comunidad de Madrid (34.801 millones). No obstante, la Comunidad Valenciana se sitúa a la cabeza en términos del PIB, con una deuda que equivale al 46,7% de su PIB. Le siguen Castilla-La Mancha (39,7%), Cataluña (35,9%), Murcia (35,2%) y Baleares (30,1%).

Por su parte, las necesidades de financiación de las corporaciones locales se han cifrado en 24.000 millones en el mismo período, lo que representa un 2,1% del PIB y supone un 5,9% menos que el saldo registrado un año antes. De la deuda de las corporaciones locales, casi una quinta parte corresponde a los trece ayuntamientos con más de 300.000 habitantes, con un total de 5.092 millones, por debajo de los 6.105 millones de un año antes. Todos han disminuido su endeudamiento salvo Bilbao, donde ha crecido de 4 a 12 millones, y Valladolid, donde ha pasado de 91 a 93 millones.

La deuda materializada en valores a largo plazo ha experimentado un alza interanual del 7,5%, mientras que el incremento de los préstamos a más de un año ha sido mucho más moderado, situándose en el 0,6%. Por su parte, la subida interanual en el tercer trimestre de 2020 de los instrumentos a corto plazo ha sido del 40,9%. Atendiendo a la distribución del saldo según este desglose de instrumentos, en septiembre de 2020 la deuda se ha materializado principalmente en pasivos a largo plazo, al representar un 92,3% del total, siendo especialmente significativo el peso de los valores a largo plazo con un 80,9%.