Cómo ahorrar en calefacción sin pasar frío en invierno

Mantener la vivienda a una temperatura constante de 20 ºC es más barato que encender la caldera a máxima potencia para calentar la casa rápidamente

Es más económico mantener una temperatura agradable durante todo el día que poner la calefacción al máximo durante poco tiempo
Es más económico mantener una temperatura agradable durante todo el día que poner la calefacción al máximo durante poco tiempo FOTO: La Razón Pixabay

Las bajas temperaturas han llegado para quedarse. El frío castiga más a unas zonas de España que a otras, pero todas las viviendas deberán estar más preparadas que nunca para el próximo invierno, ya que este año pasaremos más tiempo en casa por culpa de la pandemia mundial por el coronavirus. Sin embargo, un invierno más hogareño no tiene por qué significar un aumento del gasto en calefacción.

Es cierto que existen algunas intervenciones que reducen drásticamente el uso de la calefacción, como es el correcto aislamiento térmico de los edificios. Con un buen aislamiento se puede lograr un ahorro de hasta el 30% en la factura energética, pero una reforma de la envolvente del inmueble requiere de una gran inversión. Por lo tanto, la clave para lograr el máximo ahorro si no se dispone de tantos recursos es mantener la caldera en buen estado para que funcione de forma eficiente.

Un uso intensivo de una caldera en mal estado puede castigar aún más el aparato y, por supuesto, el bolsillo de las familias. Por norma general, los españoles han sido más previsores que nunca en este aspecto, ya que las solicitudes de trabajos de renovación, mantenimiento o reparación de calderas durante el mes de octubre aumentaron un 32% respecto al mismo mes del año anterior, según datos de la plataforma del sector de la reparación y la reforma del hogar Habitissimo.

Si la caldera está en condiciones óptimas, se puede maximizar aún más el ahorro si se utiliza correctamente. En muchos hogares es habitual encender la calefacción a una temperartura elevada cuando se siente frío en la vivienda para calentar la estancia rápidamente. Este tipo de hábitos no son para nada eficientes, ya que se conseguiría un mejor resultado y un ahorro considerable si se mantiene una temperatura estable en la vivienda. “Si tenemos una temperatura constante de unos 20 grados, lograremos reducir mucho nuestra factura que, si debemos encender la calefacción a su máxima potencia para calentar toda la vivienda”, afirman los expertos de habitissimo.