El sablazo fiscal que llega con el nuevo año. ¿Qué impuestos suben en 2021?

Aumentan IRPF. IVA, Sociedades, Matriculación, primas de seguros y Patrimonio y se crea las tasas Google y Tobin

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero
La ministra de Hacienda, María Jesús MonteroEVA ERCOLANESEEFE

La entrada vigor este mes de los primeros Presupuestos Generales del Estado del Gobierno de Sánchez conlleva un alza de la presión fiscal en casi todas las figuras impositivas. Las recién estrenadas cuentas públicas aumentan sus tipos o reducen desgravaciones de diferentes tributos. Además, se ponen en marcha las tasas Tobin y Google. Con estos retoques impositivos, Hacienda espera que los ingresos públicos aumenten el 14,7%, lo que contribuirá a reducir el déficit en 3,6 puntos. A continuación se detallan los impuestos que cambian, tanto los recogidos en los Presupuestos de 2021como los previstos al margen de las cuentas públicas para el nuevo ejercicio, como primer paso de la futura reforma fiscal en profundidad que planea realizar una vez que un nuevo «comité de expertos» revise toda la fiscalidad, como ya ha avisado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.- El tipo del IRPF aumentará dos puntos para las rentas del trabajo de más de 300.000 euros, pasando el marginal del 45% al 47%, y tres puntos para las rentas del capital que superen los 200.000 euros, hasta el 26%. Este aumento afectará a un número reducido de contribuyentes, 36.194 personas (0,17%) y supondrá un incremento en la recaudación de 491 millones de euros (144 millones en 2021 y 346 millones en 2022).

Impuesto de Sociedades.- Las modificaciones de este tributo incluyen una reducción de la exención fiscal del 100% al 95% para las plusvalías y dividendos generados por las filiales de grandes empresas situadas en el extranjero. Además, se eximirá hasta 2024 a las pequeñas y medianas empresas que facturen menos de 40 millones de euros anuales, que podrán seguir aplicándose la exención del 100% para corregir su brecha fiscal. Se fija un tipo mínimo para las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria o socimis, a las que se aplicará el mismo porcentaje que al resto, de un 15%.

Impuesto de Patrimonio.- Aumenta un punto el tipo que pagan los contribuyentes en el tramo más alto de Patrimonio. Los que superan 10 millones de euros pagarán un 3,5%, frente al 2,5% actual. No obstante, este tributo está cedido a las comunidades y muchos Ejecutivos autonómicos bonifican total o parcialmente este tributo.

Impuesto sobre el Valor Añadido.- Los refrescos edulcorados tributan ya al tipo general del 21%, frente al 10% como hasta el 31 de diciembre. Con este alza fiscal, Hacienda espera recaudar 400 millones de euros.

Impuesto de Matriculación.- La subida del impuesto de Matriculación implica que los coches que emitan entre 144 y 192 gramos de CO2 por kilómetro recorrido pagarán un 4,75% del precio de fábrica del vehículo, aumentando el umbral mínimo y máximo desde la horquilla de 120 y 160 gramos. Los que estén por debajo de 144 gramos seguirán estando exentos. Mientras, entre 192 y 240 gramos de CO2 por kilómetro se deberá pagar un 9,75% del precio de fábrica del coche y hasta un 14,5% del impuesto si superan los 240 gramos.

Impuesto sobre primas de seguros.- Se incrementa del 6% al 8% el tipo del impuesto sobre las primas de seguros. Este alza afecta a las pólizas automovilísticas, a los seguros de hogar o de responsabilidad civil. Con este aumento, Hacienda prevé ingresar 510 millones de euros.

Impuesto a los plásticos de un solo uso.- Con esta medida, con la que Hacienda prevé recaudar 700 millones, se pretende desincentivar el uso de envases de plástico no reutilizables, fijando un tipo impositivo de 0,45 céntimos de euro por cada kilo de este tipo de plásticos. Esta subida depende de la entrada en vigor del anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados a partir de julio próximo. Por tanto, aún no ha entrado en vigor.

Planes de pensiones.- Se limita a 2.000 euros la aportación máxima a planes de pensiones individuales con derecho a deducción en el IRPF, frente a los 8.000 euros de tope máximo de hasta la fecha. Este cambio afecta sólo a un 8% de los planes privados de pensiones. Tan sólo un 7,8% de beneficiarios de planes aportó más de 1.800 euros anuales a su plan en el último año registrado, 2018. En este contexto, el Gobierno prefiere favorecer las aportaciones a los planes de pensiones de empresa frente a los individuales. De ahí que haya elevado el límite desgravable en los planes de empresa de 8.000 a 10.000 euros.

Tasa Tobin.- El Impuesto sobre Transacciones Financieras o tasa Tobin supone el cobro del 0,2% en las operaciones de compra de acciones emitidas en nuestro país. Hacienda espera recaudar por este gravamen 850 millones de euros. Esta medida afectará a unas 50 empresas, con una capitalización bursátil superior a los 1.000 millones de euros. Entre ellas, todas las del Ibex 35 y una veintena de las compañías del Mercado Continuo, como Logista, Coca Cola European Partners, MásMóvil o Prosegur.

Tasa Google.- El impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, más conocido como tasa Google impone una tasa del 3% de los ingresos por servicios de publicidad o intermediación online y de venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario que perciban las empresas que facturen más de 750 millones de euros fuera de nuestras fronteras y más de 3 millones en España.

Presión a la inversión.- Sobre las ‘sicav’ se establecerán requisitos adicionales para beneficiarse de su régimen especial, como exigir a accionistas una participación mínima de 2.500 euros y se otorga a la Agencia Tributaria competencia para comprobar el requisito. Para las ‘socimi’ se establecerá un gravamen del 15% para beneficios no distribuidos. Según las previsiones del Ejecutivo, las nuevas medidas aportarán 50 millones en 2022.

Reforma fiscal.- A estas subidas de impuestos que entran en vigor este año habrá que añadir la armonización fiscal que prepara el Gobierno de los tributos cedidos a las comunidades. Para ello, está estudiando ya la reforma del sistema de financiación autonómica. El Gobierno proyecta una reforma fiscal «en profundidad» conforme a la recuperación económica, en paralelo a los trabajos técnicos que buscan un consenso multilateral aplazados a mediados de 2021. Además, esta reforma del sistema de financiación autonómica se abordará a partir del próximo mes de febrero y el Gobierno ya ha avanzado su intención de acometer de inmediatio la citada armonización fiscal en impuestos como Sucesiones y Donaciones, Patrimonio o Actos Jurídicos Documentados. Su objetivo es evitar el supuesto dumping fiscal que ejercen regiones como Madrid, que ya ha dicho que recurrirá esta decisión y que la evitará con todas las armas legales de las que dispone.