Imprimir billetes sin parar

Eduardo Garzón
Eduardo Garzón

Eduardo Garzón, hermano del actual ministro de Consumo, dice tener la solución a la crisis: imprimir billetes sin parar. El hombre ha explicado su genial idea: «El dinero es un invento del ser humano y se puede crear sin límites. La deuda pública no es ningún problema, pues basta con que el Gobierno imprima más billetes para pagarla, (…) y de paso se podría contratar, con ese nuevo dinero, a toda la población como funcionarios, para acabar definitivamente con el paro».

La propuesta de Garzón no es, en realidad, tan novedosa. Decidió aplicarla Chávez en Venezuela y continúa haciéndolo Maduro, igual que el peronismo argentino. Imprimir dinero sin ton ni son es la mejor manera de destruir con rapidez a un país por la vía de la hiperinflación. Mientras más imprimes y más gastas más suben los precios, llegando a la actual situación de Venezuela, donde un servidor ha pagado seis millones de bolívares por una cerveza, y donde un kilo de carne cuesta diez millones, suponiendo que haya carne que comprar.

Pero a Garzón se ve que le mola el régimen venezolano, y quiere que lo implantemos en España: todo el mundo funcionario, dinero barato, un millón de euros por cerveza, hiperinflación, desabastecimiento, colas para cualquier cosa, calles sin asfaltar con los detritus desparramados por doquier, violencia política organizada y cien muertos cada fin de semana por la inseguridad ciudadana. Todo en el país con más riqueza petrolera de América. Eso sí, por lo menos es una República, y no una Monarquía fascista como la de España. En fin.