Actualidad

La pandemia hunde el mercado inmobiliario español de compradores extranjeros

La venta de vivienda a ciudadanos europeos se hunde un 20%. Los confinamientos, las restricciones y el Brexit han complicado las operaciones

La venta de vivienda a extranjeros se desploma
La venta de vivienda a extranjeros se desplomaLa Razón

La compra de vivienda por extranjeros ha jugado un papel determinante en la recuperación del sector inmobiliario español tras el estallido de la burbuja, que asoló el mercado durante la primera década del siglo. Desde los niveles mínimos registrados en el año 2009, en plena crisis financiera global, con apenas 17.940 viviendas compradas por extranjeros –tan solo un 4,2% del total de compraventas efectuadas en ese año–, la demanda extranjera comenzó a despegar en 2010 y fue aumentando hasta alcanzar máximos en 2018 y 2019 por encima del 15% del total nacional.

Pero en 2020, la pandemia ha hundido el mercado extranjero. Desde que arrancó el año, los extranjeros han protagonizado 36.850 compraventas de vivienda en España, una cifra que contrasta con las más de 47.150 que se registraban en los nueve primeros meses de 2019, antes de la irrupción del virus, y muy lejos de las cifras de 2018, cuando los extranjeros compraron una cifra récord de 65.300 viviendas, un 7,3% más que en 2017. Según los datos que maneja el Colegio de Registradores, el mercado ha sufrido una merma por encima del 20%, con datos hasta el tercer trimestre de 2020, los últimos constatados.

Los británicos siguen encabezando el ranking de nacionalidades que compraron una vivienda en España, con una cuota de mercado que se mantiene entorno al 15%, aunque su protagonismo ha ido decayendo por culpa de la crisis sanitaria y el Brexit. Alemanes y franceses completan el podium, y se unen a holandeses, belgas, suecos y rusos entre los extranjeros que compran propiedades en nuestros país.

La curva de compraventa de inmuebles ha ido paralela a la situación sanitaria. En los tres primeros meses, las operaciones aguantaron el primer embate del coronavirus, y solo se redujeron un 7%, hasta las 14.850, cifra que equivalió al 12% del total de las transacciones contabilizadas en España. Pero con la llegada de los confinamientos y la hibernación económica, el mercado decayó casi un 50%. Con la llegada del verano y una vez levantado el estado de alarma, las operaciones crecieron un 75% en el tercer trimestre con respecto al anterior y alcanzaron las 14.000. Sin embargo, esta cifra fue un 7,5% inferior a la que se registraba un año antes, básicamente por la retirada masiva de la oferta por culpa del Brexit, la evolución de la libra y las consecuencias de la pandemia. Franceses, belgas, alemanes y marroquíes han mantenido el mercado.

Según detallan las estadísticas de los registradores, las zonas turísticas de Baleares, Comunidad Valenciana, Canarias, Murcia, Cataluña o Andalucía siguen siendo las más deseadas por los extranjeros a la hora de comprar una vivienda en España.