Actualidad

Yolanda Díaz reconoce la falta de medios de la Inspección de Trabajo y promete un plan estratégico en 15 días

Anuncia el incremento de los medios humanos y materiales, con una carencia crónica durante los últimos años

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda DíazServicio Ilustrado (Automático) MINISTERIO DE TRABAJO Y ECONOMÍA

La Inspección de Trabajo tendrá por fin un plan estratégico. El objetivo es poner fin -o al menos paliar- las carencias crónicas que arrastra desde hace años. Al menos ese ha sido el compromiso de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que ha recogido el guante lanzado por los sindicatos con representación en este organismo autónomo y les ha prometido que en un plazo de 15 días les presentará una propuesta para paliar unas deficiencias que han denunciado reiteradamente. En una reunión mantenida por Díaz con los representantes de todas las organizaciones sindicales se han abordado tanto las condiciones laborales de los funcionarios de la Inspección como los retos que debe afrontar el organismo en los próximos años, cuyo papel durante la pandemia ha mostrado “su relevancia en actuaciones decisivas en el ámbito de los ERTE o en los riesgos laborales motivados por la Covid-19”, ha manifestado Díaz a través de un comunicado..

En concreto, la ministra ha anunciado que, una vez que ha conocido de primera mano las demandas y necesidades de los trabajadores, se presentará -a más tardar en dos semanas- la redacción de un plan estratégico para adaptar la Inspección a las necesidades del mercado de trabajo actual. Este documento abordará tanto la mejora de los recursos materiales como los humanos y será negociado con los representantes sindicales. La intención del Ministerio es ampliar la plantilla, muy debilitada por las bajas y las jubilaciones que no se han llegado a cubrir los últimos años, y mejorar sus medios de trabajo. Estos trabajadores han denunciado reiteradamente que usan regularmente sus vehículos particulares e incluso sus propios equipos informáticos, y ha reiterado que algunos de los programas con los que trabajan deben ser actualizados.

Díaz, que ha participado en la reunión junto al secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, el director de la Inspección, Héctor Illueca, y la secretaria de la Inspección, Carmen Trujillo, ha tomado “buena nota de nuestras demandas” en las condiciones laborales y “ha prometido que se solucionarán a través del nuevo plan estratégico”, explicaron a LA RAZÓN, fuentes sindicales, que también manifestaron “la nueva predisposición de la ministra para mejorar la situación de este organismo. La reunión ha sido muy positiva. Esperemos que cumpla”.

En la reunión, celebrada en el Ministerio de Trabajo y Economía Social, han participado representantes de la Federación de Subinspectores de Empleo y Seguridad Social; CC.OO; UGT; CSIF; Sindicato de Subinspectores Laborales de Seguridad y Salud; Sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social; Sindicato Estatal de Subinspectores Laborales de Empleo y Seguridad Social; UPIT; y CIG.

La Inspección de Trabajo ha preparado un ambicioso plan para 2021 destinado a elevar exponencialmente el cumplimiento de las normativas sociosanitarias en el trabajo, la persecución del fraude en los ERTE y el cumplimiento del correcto cobro de las prestaciones, así como preservar los derechos laborales de los trabajadores relacionados directamente con los efectos de la pandemia de coronavirus, entre otros objetivos. En concreto, las actuaciones de cara a 2021 se repartirán en cuatro grandes áreas: prevención de riesgos –la ley ha habilitado a los funcionarios de la Inspección a sancionar las infracciones de salud pública–; control sobre la contratación temporal y del registro horario; comprobación de la compatibilidad de la prestación por ERTE con la continuidad en el trabajo, altas, bajas y control de las bases reguladoras de la prestación por desempleo; y, finalmente, actuaciones dirigidas a combatir el trabajo no declarado, el empleo irregular y el fraude en el acceso a las prestaciones de Seguridad Social. Cumplir con estos objetivos dependerá de la mejora de sus medios de trabajo, del aumento del personal y de la implementación del anunciado plan estratégico, aunque este sea con la vista puesta a los próximos años.