Indra extenderá la descarbonización a toda su cadena de suministro

Alcanzará cero emisiones por consumo energético en 2040 y será totalmente neutra en carbono diez años después

Chimeneas emitiendo humo a la atmósfera

GOBIERNO DE CANARIAS  (Foto de ARCHIVO)

01/01/1970
Chimeneas emitiendo humo a la atmósfera GOBIERNO DE CANARIAS (Foto de ARCHIVO) 01/01/1970 GOBIERNO DE CANARIAS

Indra da un paso de gigante en su ambición climática. Tal y como establece la Agenda 2030, y el Acuerdo de París, así como la iniciativa Science Based Target (SBTi), a la que se ha adherido, la compañía se ha fijado unos ambiciosos objetivos para reducir el 50% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero en 2030, según los objetivos basados en ciencia (SBT) alcance 1 y 2, que se refieren, fundamentalmente, a las emisiones derivadas del consumo de combustibles fósiles y de electricidad en sus centros de trabajo. Estos objetivos toman 2019 como año base, lo que supone una gran exigencia por el plazo para lograrlos.

Pero lo que supone un verdadero salto cualitativo en la ruta para la descarbonización de Indra es que ha incluido compromisos a largo plazo y ha ampliado su perímetro, tras un análisis exhaustivo de las fuentes de emisión más relevantes de su cadena de valor. Así, la compañía asume el nivel máximo de ambición de limitar el calentamiento global a un máximo de 1,5 grados, cuando SBTi acepta un objetivo de hasta 2 grados, y se compromete a ser totalmente neutra en carbono en 2050, trasladando esa exigencia a toda su cadena de suministro.

Indra da un gran paso al ampliar el perímetro de su descarbonización, con objetivos SBT para el alcance 3, que incluyen la reducción, y final eliminación, de las emisiones derivadas fundamentalmente de las compras a proveedores, así como de los viajes de negocio y desplazamientos habituales (commuting) de los empleados. Todos estos objetivos ya han sido aprobados por la Comisión de Sostenibilidad de Indra, así como el hito intermedio de lograr en 2040 las cero emisiones derivadas del consumo energético y reducir al 50% las emisiones de alcance 3, respecto al año base 2019.

Objetivos globales

Todos los objetivos que Indra se ha marcado son globales, lo que supone una complejidad añadida debido a los cerca de 200 centros de trabajo en más de 40 países en los que la compañía está presente, a sus cerca de 50.000 empleados y a los más de 7.000 proveedores con los que cuenta, lo que dificulta, especialmente, la gestión de las emisiones de alcance 3 de la huella de carbono. Para conseguir alcanzar estas exigentes metas, la compañía pondrá en marcha diferentes iniciativas para implantar medidas de eficiencia energética, incrementar el uso de energía verde, realizar compras con menor huella de carbono y promover una movilidad más sostenible, entre otras.

La iniciativa SBTi a la que Indra se ha adherido, que impulsan el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, el Carbon Disclosure Project (CDP), el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), tiene como objetivo aumentar el compromiso de las empresas con la gestión sostenible y promover soluciones más ambiciosas frente al cambio climático y la transición a la economía baja en carbono. Los objetivos generales y más concretos para la reducción de emisiones que Indra ha presentado serán evaluados y validados de forma independiente por los expertos técnicos de SBTi, de acuerdo con lo que los científicos climáticos dicen que es necesario para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. La aprobación de estos objetivos, prevista para los próximos meses, convertiría a Indra en una de las cinco empresas del Ibex 35 con sus objetivos basados en la ciencia aprobados por el SBTi. La compañía tendrá que reportar, además, anualmente cómo avanza hacia los objetivos marcados.

La adhesión a la iniciativa del SBTi y la ruta de descarbonización emprendida mediante objetivos concretos basados en la ciencia refuerzan el compromiso de la compañía con el medioambiente y la lucha contra el cambio climático. «En Indra nos hemos marcado unos ambiciosos objetivos de reducción de emisiones basados en la ciencia para situarnos a la vanguardia de la transición hacia una economía neta en carbono. Queremos ser el aliado tecnológico en sostenibilidad de nuestros clientes y esa aspiración empieza por minimizar nuestra propia huella de carbono, además de desarrollar nuevos productos y servicios que ayuden a nuestros clientes a ser más sostenibles en su actuación», explica Manuel Ausaverri, director de Sostenibilidad, Innovación y Estrategia de Indra.