Iberia compra Air Europa por 500 millones, la mitad de lo pactado antes de la pandemia

El dinero será abonado en 2026 a la familia Hidalgo

Aviones de Iberia y Air Europa en el aeropuerto de Barajas
Aviones de Iberia y Air Europa en el aeropuerto de BarajasSUSANA VERAREUTERS

Más de un año después de alcanzar el acuerdo, Iberia ha hecho por fin hoy efectiva la compra de Air Europa. Tal y como se había barajado en las últimas semanas, y según ha confirmado fuentes conocedoras de la operación, la operación se ha cerrado en 500 millones de euros, la mitad de los 1.000 millones de euros en que se pactó el acuerdo de compra en noviembre de 2019. El motivo de la rebaja ha sido que la crisis del coronavirus ha impactado de forma muy notable en las cuentas de la aerolínea del Grupo Globalia, lo que llevó a IAG, matriz de Iberia, a exigir la renegociación de los términos del acuerdo en tanto que el valor de Air Europa distaba mucho de ser el acordado a finales de 2019. De hecho, entre el primer acuerdo y la firma definitivo, Air Europa ha tenido que ser rescatada por el fondo de rescate de empresas estratégicas solventes afectadas por la pandemia, gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que ha prestado 475 millones a la compañía para garantizar su viabilidad.

Fruto de esta ayuda, el pasado 23 de diciembre, el consejo de administración de Air Europa aprobó el nombramiento de dos consejeros designados por la SEPI, tal y como se acordó en los términos del rescate. Queda pendiente de designar de común acuerdo entre SEPI y Air Europa el consejero delegado de Air Europa, otro de los puntos previstos a la hora de dar el apoyo financiero a la aerolínea hace mes y medio.

A finales del pasado año, el presidente de Globalia Corporación Empresarial, Juan José Hidalgo, ya confirmó la venta de Air Europa a Iberia por 500 millones de euros, «que no se pagarán al contado». Hidalgo explicó que el precio había quedado reducido a la mitad porque “ha habido que descontar pérdidas”.

Suma de capacidades

A pesar de las dificultades que se ha ido encontrando la operación por el camino, desde IAG han mantenido en todo momento su convicción de que la operación es beneficiosa estratégicamente, ya que permite la creación de un gran “hub” en Madrid y al sumar rutas y capacidades. Con la operación, en España, Iberia tomará el control total del gran “hub” del aeropuerto de Madrid-Barajas, y en Latinoamérica, reforzará su liderazgo en las conexiones con Europa, gracias a la compañía aérea del grupo Globalia que había emprendido allí un ambicioso plan de expansión. Air Europa mantendrá su marca y se convierte en la sexta aerolínea del grupo, integrado además por British Airways, Vueling, Aer Lingus y Level.