Iberia condiciona la compra de Air Europa a la renegociación con la SEPI de las condiciones de su rescate

La compañía no haría efectivo el pago hasta seis años después de que quedará definitivamente sellado el acuerdo

Aviones de Air Europa e Iberia estacionados en el aeropuerto de Barajas
Aviones de Air Europa e Iberia estacionados en el aeropuerto de BarajasSUSANA VERAREUTERS

Sí, pero con condiciones. Iberia y Air Europa cerraron en la tarde-noche de ayer el acuerdo en virtud del cual la aerolínea del grupo IAG adquirirá el 100% de la compañía del Grupo Globalia por 500 millones de euros, la mitad de lo inicialmente acordado en noviembre de 2019, antes de que la crisis del coronavirus pusiera patas arriba al sector aéreo en general y a Air Europa muy en particular. Pero el pacto podría todavía romperse. Según ha explicado Iberia en una nota, los términos del nuevo acuerdo “están condicionados a la negociación satisfactoria entre Iberia y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en relación con las condiciones asociadas al apoyo financiero proporcionado por SEPI a Air Europa durante 2020″.

El pasado 4 de noviembre, el Consejo de Ministros dio luz verde a la inyección en Air Europa de 475 millones de euros en forma de dos préstamos a devolver en seis años procedentes del fondo de rescate de empresas estratégicas solventes afectadas por la pandemia, gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Entre las condiciones que el Estado impuso a la aerolínea de Globalia para recibir el dinero estaba el nombramiento de dos consejeros a propuesta de la SEPI -ya designados-, así como la elección de común acuerdo entre ambas partes del nuevo consejero delegado. Además, también se acordó que el Estado tuviera derecho a veto en posibles procesos de despido y en la toma de otras decisiones de carácter estratégico que atañen a la compañía.

Manos libres

Aunque la ayuda se consideraba imprescindible para desbloquear la venta de Air Europa a Iberia, no lo es menos que la compañía del grupo IAG nunca ha visto con buenos ojos que haya injerencias estatales que puedan condicionar sus planes de futuro con la aerolínea de Globalia. El pasado mes de octubre, durante la presentación de resultados de IAG, su presidente, Luis Gallego, advirtió de hecho de que estudiarían si las condiciones de las ayudas recibidas por Air Europa suponen alguna «restricción a la decisión estratégica».

Iberia ha asegurado de que para abordar estas y otras cuestiones, comenzará “en el corto plazo” conversaciones con la Sepi con el objetivo de culminar la operación que, en todo caso, no espera que se culmine al menos hasta el segundo semestre de 2021. Eso retrasaría el abono de los 500 millones de euros a la familia Hidalgo hasta 2026. Según los términos del acuerdo, el pago se ha aplazado seis años desde el cierre de la operación.

Iberia quiere las menores injerencias estatales posibles para gestionar Air Europa

Según ha asegurado Iberia, a pesar de la profunda crisis que vive en la actualidad el transporte aéreo, el consejo de IAG sigue creyendo que la adquisición continúa siendo “estratégicamente importante para el futuro de IAG e Iberia, y posiciona al grupo para beneficiarse de las oportunidades de crecimiento que se producirán con la recuperación de la industria del impacto sin precedentes de la crisis de Covid-19″. El grupo insiste en que la absorción de Air Europa mejorará el posicionamiento del “hub” de IAG en Madrid, transformándolo en un verdadero rival frente a Ámsterdam, Frankfurt y París Charles de Gaulle. Además, permitirá ofrecer nuevas oportunidades de crecimiento a la red y proporcionará “importantes beneficios para el cliente al crear más destinos y flexibilidad de horarios, además de acceso a un programa de fidelización más amplio”.

A nivel empresarial, IAG también espera que la adquisición genere “sinergias significativas de costes e ingresos, similares a las originalmente previstas” y que ahora se esperan alcanzar en 2026. Se estima que la adquisición tenga una contribución positiva a los resultados en el primer año completo después del cierre de la operación; aporte un valor considerable al grupo a través de la generación de sinergias, y genere retornos sobre el capital invertido en línea con los alcanzados históricamente por IAG.

Asumiendo que la operación se complete en la segunda mitad de 2021, IAG adquirirá Air Europa en un momento en que considera que “la recuperación de los viajes aéreos podría ser significativa con el despliegue de las vacunas Covid-19 en todo el mundo”. Se espera que las salidas netas de caja de esta transacción a IAG sean mínimas en 2021 y que los flujos netos de efectivo sean positivos hasta al menos el reembolso del préstamo de SEPI en 2026, cuando se espera que las sinergias de fusión alcancen su pleno rendimiento.