Amazon cargará en España la “tasa Google” a las pymes y autónomos que venden a través de su web

El gigante del comercio electrónico ya había advertido de que tomaría medidas si se imponía de forma unilateral

Logo de Amazon en una de sus dependencias en Francia
Logo de Amazon en una de sus dependencias en FranciaPascal RossignolREUTERS

Ya lo advirtió el sector: la “tasa Google” la acabarán pagando los consumidores y las pymes, no las multinacionales para las que supuestamente está ideada. Y el tiempo les ha dado la razón. Amazon, una de las compañías afectadas por este nuevo impuesto aplicado de forma unilateral por el Gobierno de Pedro Sánchez, cargará desde abril a todas las empresas que venden sus productos en España, entre ellas más de 9.000 pymes españolas, la “tasa Google”, el impuesto que gravará a las grandes tecnológicas con un 3% de sus ingresos obtenidos por sus servicios digitales en el país.

El gigante del comercio electrónico ha informado de este cargo en las tarifas por referencia sobre los artículos que se venden desde la plataforma en España a las empresas a través de un correo electrónico, al que ha tenido acceso este viernes Efe. En este mensaje, Amazon explica a las empresas que el Gobierno español ha introducido un Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD) del 3%, que entró en vigor el pasado 16 de enero, y que a partir del 1 de abril de 2021 se aumentarán los precios por referencia en este mismo porcentaje. De enero a abril, la multinacional absorberá la tasa hasta que el Gobierno apruebe los reglamentos y la legislación secundaria, han explicado fuentes cercanas a Amazon.

A partir del 1 de abril se cargará este 3% a las tarifas de referencia de la plataforma, o lo que es lo mismo, si una empresa vende un producto por 100 euros a través de Amazon, y el precio de referencia es un 15%, la plataforma aplicaría un 3% a ese 15%, con lo que cobraría un 0,45% más, es decir, un 15,45%.

Fuentes oficiales de Amazon han recordado a Efe que la compañía había instado al Gobierno a buscar una solución global sobre la tributación de la economía digital a escala de la OCDE “en lugar de imponer impuestos unilaterales”. El objetivo era tener “unas reglas consistentes en todos los países y más claras y justas para las empresas”, ha indicado. Al haberse aprobado esta tasa, Amazon ha afirmado que afectará “directamente” a las empresas que utilizan sus servicios.