Actualidad

La pandemia acaba con casi 100.000 autónomos empleadores en un año

2020 llevó a 19.800 trabajadores por cuenta propia a las colas del paro

Una cola del paro en una de las oficinas de Madrid
Una cola del paro en una de las oficinas de Madrid

Ya lo venían anunciando las asociaciones de autónomos. “Los datos del cierre del año serán demoledores para los trabajadores por cuenta propia”. Y así ha sido. El impacto de la pandemia en el mercado laboral en 2020 destruyó de 622.600 empleos y elevó 2,35 puntos la tasa de paro, hasta el 16,1%, con 527.900 desempleados más, el mayor incremento desde 2012 y la primera subida del paro de los últimos siete años, tras seis consecutivos creando empleo. De esta pérdida de empleo, generalizada en todos los sectores y segmentos -y concentrada en los servicios, con 537.100 empleos menos, y la industria, 70.100-, destaca el mal comportamiento en el mercado del trabajador autónomo, que restó 19.800 emprendedores.

Pero el dato más demoledor corresponde al número empleadores autónomos perdido el año pasado, casi 100.000, lo que confirma que este colectivo sigue siendo uno de los que más impacto está sufriendo con la pandemia y las restricciones y cierres que lleva aparejada. El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha mostrado su preocupación por unos “pésimos datos”, que reflejan “que ha sido un año terrible en materia de empleo”. “Más de 622.000 empleos destruidos, más de 500.000 parados, 755.000 trabajadores en expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), que no figuran como parados, pero sí como ocupados, pese a tener su empleo suspendido; y más de 350.000 autónomos en cese de actividad, que muchos de ellos tienen su negocio cerrado y no sabrán si volverán a abrir”, ha recordado.

Ante estas cifras, Amor ha lanzado “un nuevo SOS” al Gobierno: “O se ayuda con ayudas directas, como hacen otros países, o desgraciadamente muchos trabajadores en ERTE no van a volver a sus puestos de trabajo. O se ayuda con ayudas directas o desgraciadamente muchos autónomos que están en cese de actividad y con sus negocios cerrados, no volverán a abrir las persianas. Es el momento ya de impulsar ayudas que puedan servir para salvar empleo, salvar autónomos y empresas”.

El presidente de ATA va más allá y advierte que este puede ser incluso peor para los autónomos por culpa de las nuevas restricciones y cierres de actividades económicas. “El primer trimestre va a ser muy duro, a pesar de que se han prorrogado ERTE y la prestación extraordinaria por cese de actividad. Por eso volvemos a instar a que es necesario y urgente ayudas a los autónomos y empresas de los sectores que están en este momento afectados”. Recuerda que la tercera ola está teniendo “un efecto devastador” en muchos sectores que representan a los autónomos, como la hostelería, el comercio o el turismo en general. “A muchos se les impide trabajar a la vez que otros se encuentran con limitaciones de aforo y horario. Llevamos ya diez meses de pandemia, prácticamente vamos a llegar a un año, y el agotamiento del tejido empresarial es brutal, agotamiento sicológico, que es el peor, pero también económico y financiero”.