Calviño defiende su labor y promete ya los primeros 10.000 millones de la UE

La vicepresidenta del Gobierno califica sus previsiones macroeconómicas de «prudentes y realistas»

Pedro Sánchez y Nadia Calviño acceden al hemiciclo del Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez y Nadia Calviño acceden al hemiciclo del Congreso de los DiputadosDANI DUCHLV/POOL

La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, ha recurrido a un tono triunfalista a la hora de analizar la evolución de la economía española, durante su comparecencia ayer con carácter de urgencia en la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso de los Diputados para explicar los criterios de reparto de los fondos europeos. La ministra no ha arrojado excesiva luz sobre cómo se articularán los mismos. Eso sí, ha prometido la llegada de los primeros 10.000 millones de euros, según Bruselas bendiga el plan de recuperación de España en este primer trimestre. A nuestro país le corresponden 140.000 millones de los fondos europeos para la recuperación en la era postcovid. De esta cifra, 70.000 serán en transferencias a fondo perdido, de los que el Ejecutivo ya ha presupuestado un anticipo de 27.000 millones, que tendrán un impacto en el alza del PIB de más de dos puntos este año. De ahí que haya considerado prioritario e imprescindible, para ello, recibirlos. Por eso, ha solicitado la colaboración del Parlamento en la tramitación de todas las normas necesarias para que Bruselas de vía libre al plan de recuperación, que recoge una serie de reformas estructurales, entre las que destacan la modernización del sistema público de pensiones y de la legislación laboral.

Momentos antes de demandar el consenso de los agentes sociales, de los grupos parlamentarios y de la sociedad civil para este plan, ha defendido la labor del Ejecutivo frente a la pandemia y ha llegado a achacar al buen saber hacer del Gobierno el que la economía española no haya descendido hasta el inframundo, al evitar con sus planes de choque y de reactivación una destrucción de tres millones de empleos y un desplome del PIB del 25% (casi 325.000 millones de euros), en lugar del derrumbe del 11% registrado el año pasado.

A su juicio, estos planes, que equivalen al 20% del PIB, representan unos buenos cimientos para pisar el acelerador de la recuperación en el segundo semestre de 2021. Su optimismo le ha llevado a sostener e insistir en que no se equivoca en sus previsiones, que ha calificado de «prudentes y realistas», porque su Departamento testa diariamente todos los indicadores. Por eso ha reiterado que la economía se recuperará en forma de la famosa V asimétrica. Incluso ha puesto el énfasis en que nadie ha acertado en sus previsiones sobre la evolución económica de nuestro país en 2020, porque la incidencia de la segunda y tercera ola en la economía ha sido menor que la primera de primavera pasada.