¿Qué alquiler me puedo permitir con mi sueldo?

Existen dos métodos para calcular el límite máximo que debería costar un piso en alquiler para mantener una economía familiar estable

Imagenes de carteles inmobiliarios de alquiler. Venta y alquiler de viviendas. Sector inmobiliario. Vivienda.
Imagenes de carteles inmobiliarios de alquiler. Venta y alquiler de viviendas. Sector inmobiliario. Vivienda.Jesus G. FeriaLa razon

Encontrar un piso de alquiler que cumpla con todas nuestras expectativas es realmente complicado, y más si contamos con un presupuesto humilde. Los portales inmobiliarios ayudan mucho a la hora de comparar inmuebles, pero, cuando por fin vemos el que más nos convence, suele ocurrir que su precio es más caro que el resto y en nuestra cabeza sobrevuela la famosa duda: ¿puedo permitírmelo con mi sueldo?

Es el momento de sacar la calculadora y hacer cuentas. Para agilizar la búsqueda de un piso de alquiler, es mejor tener claro cuánto dinero estamos dispuestos a gastarnos. Para ello, hay que calcular los ingresos mensuales totales del hogar y destinar el 30% al alquiler o aplicar la regla de las 40 veces.

Regla del 30%

Se suele recomendar que el precio del alquiler no debe superar un tercio de los ingresos brutos mensuales, el 30%. Es una buena opción para mantener una economía familiar saludable, pero no se ajusta a las situaciones personales. Además, en algunas ocasiones conviene gastar un poco más en el alquiler para tener menos gastos (acceder a una vivienda con una mejor eficiencia energética o que esté cerca del trabajo para ahorrar en transporte, por ejemplo).

En cualquier caso, este límite del 30% queda bastante alejado de los precios de alquiler actuales. Una persona que cobra el salario mínimo de 950 euros al mes, divididos en 14 pagas, tendría unos ingresos mensuales de 1.108,33 euros (12 pagas), por lo que solo podría destinar 332,5 euros al alquiler. Inviable, a no ser que comparta piso con otra persona.

El salario más frecuente en España es de 18.468,93 euros, según la última Encuesta Estructura Salarial publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este dato, dividido en doce mensualidades, deja unos ingresos brutos de 1.539,07 euros. Con este dinero, la persona que quiere alquilar un piso solo podría destinar 461,72 euros al pago de la vivienda.

Límite de las 40 veces

Otra alternativa menos popular para calcularlo es el límite de las 40 veces, que establece que un sueldo anual debe ser, al menos, 40 veces superior al precio que se paga por el alquiler. El resultado es el mismo, ya que con el SMI podríamos permitirnos un alquiler de 332,5 euros, mientras que con el salario más habitual podríamos afrontar un piso con un precio de 461,72 euros.

Ayudas estatales al alquiler

Para facilitar el acceso a una vivienda en los sectores de la población con menos recuros económicos, el Gobierno decidió extender las ayudas del Plan Estatal de Vivienda hasta finales de 2022. Para beneficiarse de ellas es necesario cumplir una serie de requisitos, como no superar un determinado límite de ingresos (3, 4 o 5 veces el IPREM en función del tipo de familia).

El precio del alquiler debe ser igual inferior a 600 euros al mes, aunque puede incrementarse hasta los 900 euros en determinados municipios cuando así lo justifique la comunidad autónoma. Los jóvenes y las personas mayores de 65 años con menos recursos pueden obtener subvenciones de hasta el 50% del precio del alquiler.