Iberdrola anuncia una inversión de 1.000 millones para un parque eólico flotante en España

Andalucía sería la ubicación elegida, pero no se descartan Galicia o Canarias

Parque eólico marino
Parque eólico marinoIberdrolaLa Razón

La eólica marina flotante será ya una realidad en España. Iberdrola ha proyectado el primer proyecto de este tipo a escala industrial en el país, con una inversión de más de 1.000 millones de euros para la puesta en marcha, de momento, de 300 megavatios en la costa española. Pero solo sería el comienzo, ya que la eléctrica tiene como objetivo final el desarrollo de hasta 2.000 MW eólicos marinos flotantes. La costa andaluza sería la elegida, pero no se descartan la costa gallega o las Islas Canarias. Esta será una de las 150 propuestas presentadas al Gobierno para obtener fondos europeos del programa Next Generation EU incluidos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que debe convertir «a la industria española en referente internacional» gracias a la movilización de inversiones por valor de 21.000 millones, que involucrarían a cientos de pequeñas y medianas empresas.

La energética estima que estos 150 proyectos permitirían generar 45.000 puestos de trabajo al año, un crecimiento económico de más del 1,5% del PIB, la mejora de la competitividad y de la balanza de pagos –entre 500 y 1.000 millones de euros al año, calculan– y la contribución al reto demográfico, ya que se incluyen más de 7.000 millones euros en entornos rurales. Adicionalmente, Iberdrola desplegaría un plan inversor de 14.300 millones de euros hasta 2025 en España, enmarcado en una estrategia de crecimiento que le llevará a invertir 75.000 millones de euros en todo el mundo.

En lo referente al proyecto marino, éste año podría iniciarse el estudio, el diseño y el desarrollo de la ingeniería, aunque está previsto que no tenga plena operatividad en 2026. Hasta entonces generaría más de 2.800 empleos anuales y requeriría la participación de 66 empresas y centros tecnológicos españoles, incluyendo 52 pymes. A corto plazo, en el escenario 2021-2022 y antes del arranque de la fase de construcción, la iniciativa podría generar entre 1.000 y 2.000 empleos.

Asimismo, esta actividad implicaría a nueve comunidades autónomas, «contribuyendo así a la vertebración del territorio y a la creación de oportunidades industriales y de innovación en un mercado en crecimiento, con un alto componente exportador», informó la empresa energética. El proyecto contribuiría a la lucha contra el cambio climático, evitando la emisión a la atmósfera de 202.500 toneladas de CO2 al año.

Iberdrola cuenta con una de las mayores carteras eólicas marinas del mercado, que se eleva a más de 30 gigavatios (GW). La compañía opera ya parques eólicos en el mar Báltico alemán (Wikinger y Baltic Eagle), el Mar del Norte (East Anglia One e East Anglia Hub) y el Mar de Irlanda (West of Duddon Sands). Asimismo, avanza en los proyectos Vineyard Wind 1 (800 MW frente a las costas de Massachusetts), Park City Wind (con una capacidad de 804 MW) y Kitty Hawk (Virginia) y en el parque Saint Brieuc, en la costa francesa.