Actualidad

Casi el 70% de las empresas retrasa la recuperación de su facturación hasta 2022

El 32% de las empresas prevé reducir su plantilla este año y el 52% efectuó reestructuraciones operativas ya el pasado ejercicio

Logo de KPMG
Logo de KPMG FOTO: SIPHIWE SIBEKO REUTERS

Dos de cada tres empresas españolas prevé que tardará al menos hasta bien entrado 2022 en recuperar la facturación prepandemia. La percepción de mejora económica de las empresas ha mejorado sensiblemente en los últimos meses, pese a los rebrotes y las sucesivas olas del coronavirus, pero con la llegada de las vacunas esperan que el actual ejercicio arranque la recuperación de su actividad, aunque el citado 66% descarta todavía que puedan restablecer su facturación antes de 2022 y otro 32% prevé todavía malos resultados, lo que obligaría a reducir sus plantillas.

Estas son algunas de las conclusiones que arroja el estudio Perspectivas España, elaborado por KPMG e colaboración con la patronal CEOE en base a encuestas a 1.400 empresarios y directivos de más de 25 sectores en todas las comunidades autónomas. Se elaboraron entre los pasados meses de noviembre y enero, siendo un 43% de los encuestados presidentes, directores generales o consejeros, y otro 49% directivos. KPMG han ido tomando el pulso al empresariado a través de sucesivas oleadas del informe y en esta última edición atisban una mejora sensible en su percepción a 12 meses vistas, ya que el 61% está convencido de que comenzará a recuperar este año su facturación.

Sin embargo, el 73% de los encuestados considera que la situación económica actual es “mala o muy mala”, mientras que un 39% se muestra positivo sobre la evolución de la economía y sus negocios este año, cinco puntos más que en julio del año pasado, y un 29% cree que se mantendrá estable. Además, un 44% califica la situación de su empresa de “sensible”, aunque cree que logrará sortear la crisis aplicando medidas, y un 5% de “preocupante” al ver su supervivencia en riesgo, frente a un 35% que la ve “cómoda” por un impacto de la pandemia “limitado” e incluso un 9% “sólida”, al no haberse visto afectada, y un 6% “pujante”, al haber supuesto una oportunidad para crecer.

Este documento refleja el “duro impacto” provocado por la pandemia en las empresas españolas, especialmente en los sectores de restauración, ocio, turismo o transporte, aunque otros como seguros, tecnología, farmacia, energía o gestión de activos han mantenido su actividad. Después de que el año pasado el 50% de las compañías ajustara plantilla, el 47% sus inversiones y el 45% los costes de producción, para este año esperan que las perspectivas mejoren y el 29% de los empresarios anticipa que incrementará su número de empleados, frente a un 32% que prevé reducirlo y a un 38% que señala que se mantendrá igual.

En 2020, un 52% de las empresas ha llevado a cabo reestructuraciones operativas y un 39% financiaciones o refinanciaciones de deuda. En los 12 próximos meses un 36% abordará reestructuraciones operativas. Un 52% de las compañías señala que necesita obtener financiación para sufragar su crecimiento orgánico, un 25% para refinanciar deuda y el 22% para abordar operaciones de fusiones y adquisiciones

En cuanto a la inversión, en términos netos permanecerá estable, puesto que un 36% prevé aumentar la inversión, un 33% mantenerla y un 32% reducirla. Tecnología, sector público y gestión de activos son los sectores en los que la inversión se incrementará con más fuerza en 2021, con un 66%, un 56% y un 53%, respectivamente A su vez, un 30% vaticina una mayor internacionalización de su empresa, un 41% cree que se mantendrá igual y un 7% que disminuirá.

El estudio también refleja que la crisis está siendo, de hecho, desigual, con sectores seriamente afectados como la restauración, el ocio, el turismo o el transporte, al depender de la movilidad y presencia física; pero otros han mantenido su actividad como los seguros, tecnología, farmacia, energía o gestión de activos. Así, tecnología es el sector que presenta un mayor porcentaje de empresas que aumentarán su plantilla, un 66%; mientras que el 59% de las empresas turísticas reducirá su fuerza laboral, seguidas de banca (57%) y restauración, con un 53%.

De entre los perfiles más demandados para este año, los tres primeros tendrán mucho que ver con la digitalización: gestores de la transformación digital, 62%; expertos en ciberseguridad, 46%, y especialistas en tecnologías emergentes como inteligencia artificial, un 42%.

El estudio muestra las preocupaciones más importantes de los empresarios. Casi la mitad de los encuestados, un 49%, considera que la debilidad de la demanda interna y el aumento de los impuestos son las dos principales amenazas a las que la economía española deberá hacer frente en los doce próximos meses. También preocupan al empresariado otros riesgos generales, como la incertidumbre política, que señala el 46%, y los posibles rebrotes del virus, que selecciona el 39%. En cuanto a otros peligros inherentes a su actividad, el 58% de los encuestados ha consignado los riesgos de demanda, un 47% los regulatorios y un 35% los operacionales.

Respecto al acceso a los fondos del Plan Europeo de Recuperación, el 46% quiere optar a ellos, un 18% lo descarta y el 36% desconoce si los solicitará. Además, el 63% de quienes ignoran si disponen de proyectos elegibles esgrimen como principal razón el desconocimiento sobre los requisitos concretos del plan.