Colapso en el SEPE por un ciberataque

Se han paralizado la página web y los servicios telemáticos. CSIF reclama una renovación de los equipos informáticos, que cuentan la mayoría de ellos con 30 años a sus espaldas

Una oficina cerrada del SEPE
Una oficina cerrada del SEPELuis DíazLa Razón

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha sufrido un ataque informático que ha paralizado sus servicios, al menos los correspondientes a la atención al público a través de la página web y para los enlaces telemáticos de los gestores y profesionales laborales. Fuentes ministeriales han confirmado a LA RAZÓN que el sistema operativo del SEPE ha sufrido un ciberataque, pero que “un equipo de técnicos y expertos trabajan ya para poder volver a la actividad normal lo antes posible”.

Ante el aluvión de llamadas que se han producido tras el incidente, el Ministerio ha asegurado que dará toda la información pertinente a través de la línea de atención del 060 de la Administración General, aunque a media mañana todavía no era posible el acceso a esta línea ni facilitaban ningún tipo de información. “Lamentamos profundamente las molestias ocasionadas a los usuarios del SEPE debidas a este ciberataque”, explicaron a este diario.

El SEPE, cuyo servicio técnico aún está evaluando la magnitud y consecuencias del ciberataque, solo ha hecho un escueto mensaje en su cuenta de Twitter en el que informa de que su página web y su sede electrónica no se encuentran disponibles “por causas ajenas” al organismo y que se avisará cuando vuelvan a estar operativas.

Desde CSIF han vuelto a cuestionar la dejación que se está haciendo desde el Ministerio sobre la renovación de los sistemas informáticos, cuya longevidad está ya en el límite. “Lo único que provoca esto es la precariedad en el trabajo y que puedan pasar cosas como este ataque informático”, manifestaron a LA RAZÓN, al tiempo que denuncian que la mayoría de los programas con los que trabajan tienen ya más de 30 años. Por ello, el sindicato reclama que la adecuación de sistemas informáticos debe hacerse de forma inmediata, “no ya solo para seguir dando una eficaz respuesta en el abono de las prestaciones con un extraordinario incremento respecto al mes anterior, sino también para facilitar el teletrabajo a una gran parte de los trabajadores adscritos a la red de oficinas de prestaciones –con la complejidad que ello supone de acceso a todo tipo de aplicaciones- para seguir prestando este servicio esencial”.

Sin tener datos aún sobre las consecuencias que puede tener en la operatividad del servicio en sus obligaciones administrativas, tales como las prestaciones por desempleo, los subsidios, la expedición de los ERTE o ERE, entre otras muchas, desde el SEPE se espera que no se retrase ninguna prestación. La actual crisis sanitaria ha incrementado su trabajo exponencialmente al tener que tramitar las prestaciones por desempleo de 2.376.847 de beneficiarios, así como casi 900.000 empleados en ERTE y un 1,7 millones de parados más.