Abertis pierde 392 millones impactada por la caída del tráfico provocada por el coronavirus

La circulación en las autopistas de la concesionaria se redujo un 21% debido a las restricciones a la movilidad impuestas por los gobiernos

Sede central de Abertis en Barcelona
Sede central de Abertis en Barcelona FOTO: ERIC GAILLARD REUTERS

Abertis cerró el ejercicio 2020 con unas pérdidas de 392 millones de euros achacables casi en su totalidad a las restricciones a la movilidad impuestos por los gobiernos de los mercados en los que opera para frenar el coronavirus. El tráfico de las autopistas que gestiona la compañía cerró el ejercicio con una disminución del 21,1%, lo que implica una significativa recuperación en el segundo semestre del año respecto a los niveles mínimos del mes de mayo de 2020, cuando se alcanzó una caída cercana al 60%, según ha explicado la compañía. No obstante, si bien registró destacadas pérdidas de tráfico en los vehículos ligeros (-25% en el ejercicio), el transporte de vehículos pesado se vio menos afectado (-6%).

En general, Abertis considera que su diversificación geográfica le ha permitido aplacar el impacto de la caída del tráfico. Europa es el mercado donde más ha caído el tráfico -especialmente en España e Italia (con un descenso del 31% y del 28%, respectivamente)-, mientras que en América ha sido significativamente menor, especialmente en países como Brasil o México (-7% y -12%, respectivamente).

Este retroceso del tráfico provocó que Abertis cerrase el año con unos ingresos de 4.054 millones de euros, un -18% en términos comparables. Por su parte, el Ebitda -beneficio bruto- se situó en 2.628 millones de euros, un -23% en términos comparables. El 74% del Ebitda de Abertis procedió en 2020 de fuera de España. El mercado francés es el mayor para el grupo (37% del Ebitda), seguido de España (27%), Chile (11%) y Brasil (9%).

Otros impactos

Los resultados del grupo también se vieron impactados por los cambios en el perímetro, entre ellos la consolidación durante ocho meses de Red de Carreteras de Occidente (RCO), compañía de la que adquirió un 53% por 1.500 millones en el primer semestre del año; el vencimiento de la concesión de Aumar en España y el efecto del tipo de cambio (la concesión de Elizabeth River Crossings (ERC), de la que Abertis ha adquirido un 55%, no contribuyó durante el año 2020 debido a que la compra se cerró a finales de diciembre).

A pesar de la complicada situación económica vivida el pasado ejercicio, Abertis se mostró muy activa en el capítulo inversor, destinando 2.583 millones de euros a este tipo de operaciones, frente a los 670 millones de euros invertidos en 2019. La mayoría de la inversión realizada corresponde a las operaciones de crecimiento de RCO en México (1.521 millones de euros) y ERC en Estados Unidos (585 millones de euros). La inversión orgánica se situó en 397 millones de euros, destinados principalmente a la ampliación de la capacidad de las autopistas en Brasil (174 millones de euros) y en Francia (132 millones).

El grupo mostró también una fuerte capacidad de acceso al mercado a lo largo del año con la emisión de 4.000 millones de euros en bonos. Abertis dispone de una liquidez de más de 7.500 millones de euros a nivel de grupo a 31 de diciembre, sin vencimientos materiales de deuda antes de 2023 en Abertis Infraestructuras. El grupo asegura que cuenta con una estructura financiera saneada, con un elevado vencimiento medio de la deuda (6,3 años a cierre de 2020 frente a 5,6 años a cierre de 2019). Un elevado porcentaje de deuda es a tipo fijo o fijado a través de coberturas (un 78% al cierre de 2020 frente a un 75% al cierre del ejercicio 2019). La deuda financiera neta consolidada de Abertis alcanzó en diciembre de 2020 los 23.971 millones de euros. El coste de la deuda se sitúa en el 3,3%.