El Gobierno aprueba la llegada de las luces V16 que sustituyen a los triángulos de emergencia. ¿Cuándo serán obligatorias?

La señal luminosa ya está homologada por la DGT y convivirá con los triángulos hasta que su uso sea obligatorio

Thumbnail

El Gobierno ya ha puesto fecha de jubilación a los triángulos de emergencia obligatorios para señalizar los vehículos detenidos en la carretera. El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un real decreto a propuesta del Ministerio del Interior para la sustitución de este dispositivo por la luz amarilla V-16. El gabinete dirigido por Fernando Grande-Marlaska barajaba, en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT), la implantación de los aparatos luminosos en 2024, pero finalmente se retrasa dos años y será obligatoria para todos los conductores a partir del 1 de enero de 2026.

Hasta esa fecha, la señal V-16, que ya está homologada y recomendada por la DGT, convivirá con el sistema actual de señalización, que consiste en colocar un triángulo 50 metros por detrás del vehículo inmovilizado cuando la vía es de único sentido, y otro 50 metros por delante se trata una carretera de dos direcciones.

¿Por qué se sustituyen los triángulos de emergencia?

El principal motivo por el que se jubilan los triángulos de emergencia es por seguridad, ya que para su colocación es necesario que el conductor salga del vehículo. Entre 2018 y 2020, 42 personas han fallecido en la carretera por este motivo, según datos del Ministerio de Interior. El real decreto regula los servicios de auxilio en vías públicas los servicios de auxilio en vías públicas para aumentar la seguridad de estas operaciones.

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha explicado que cada día se realizan más de 11.000 operaciones de este tipo y que, desde 2015, han fallecido más de 60 operarios, 113 han sido hospitalizados y 769 han resultado heridos mientras trabajaban en la retirada de vehículos de la carretera.

¿Cómo se utiliza la luz de emergencia V-16?

La señal V-16 tiene un funcionamiento muy sencillo. Ante una emergencia, el conductor no trendrá que salir del vehículo, ya que la luz se instala en el techo del coche o en la parte delantera del vehículo. Funciona con una batería y emite una luz visible a más de 1 kilómetro de distancia en 360 grados. De esta forma, “la nueva señal garantiza su máxima visibilidad y comunicará su activación, desactivación y geoposicionamiento al Punto de Acceso Nacional en materia de Tráfico y Movilidad, lo que aportará mayor seguridad”.

Además, el real decreto crea una nueva señal, la V-27. Se trata de un “triángulo virtual” que se activará en el sistema de a bordo del vehículo para advertir la presencia de un peligro próximo. No obstante, esta no será obligatoria y solo la podrían llevar los vehículos conectado spor medios telemáticos con el Punto de Acceso Nacional en materia de Tráfico y Movilidad.