Calviño y Díaz, enfrentadas por la reforma laboral

La vicepresidenta económica considera la prioridad de estos cambios la simplificación de los tipos de contratos a tres

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz y la vicepresidenta tercera Asuntos Económicos, Nadia Calviño,
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz y la vicepresidenta tercera Asuntos Económicos, Nadia Calviño, FOTO: Javier Lizón EFE

Cómo se cambia las reglas de juego del mercado laboral enfrenta de nuevo a la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, con la ministra de Trabajo. Calviño apuesta por simplificar los tipos de contratos, tal y como recomienda la UE, mientras Yolanda Díaz trabaja por derogar toda la reforma laboral que acometió su día el Gobierno de Rajoy y que en la actualidad sigue vigente. En ese sentido, Calviño ha señalado este jueves que la prioridad en materia laboral es atajar la dualidad del mercado y que para ello deben reducirse a tres los tipos de contratos: uno estable o indefinido, otro temporal y otro de formación.

En una entrevista en Onda Cero, Calviño ha subrayado que, en legislación laboral, “hay que dejar de mirar al pasado y mirar al futuro” y que la prioridad debe ser impulsar la creación de empleo y atajar el paro juvenil y que una de las claves para ellos es cambiar las modalidades de contratos. Calviño ha priorizado así la necesidad de reducir a tres, desde los más de veinte que existen actualmente, los tipos de contrato con uno “estable” o indefinido, que será el más habitual; otro temporal y uno tercero de formación o prácticas, en el que entrarían no solo jóvenes sino también otro tipo de trabajadores que precisen reciclarse profesionalmente.

Junto a esto, ha subrayado, se debe abordar el desarrollo de un nuevo modelo de ERTE que sirve de alternativa al despido. Calviño ha abogado por tratar con patronal y sindicatos los cambios y las reformas “de forma conjunta”, y no ciñéndose a determinados aspectos concretos. También ha defendido el papel jugado por el Ministerio de Economía, aportando “planteamientos equilibrados, para que se hayan podido llegar a acuerdos en el seno del diálogo social, donde ayer se retomaron las negociaciones sobre la reforma laboral. En cuanto a la salida de Pablo Iglesias del Gobierno y el nombramiento de Yolanda Díaz como nueva vicepresidenta tercera, Calviño ha subrayado que estos cambios no alteran la hoja de ruta económica del Gobierno.

La ministra, que pasará a ser vicepresidenta segunda y continuará coordinando las políticas económicas del Gobierno, no ha entrado a valorar la decisión de Iglesias pero sí ha dejado claro que su voto en las próximas elecciones a la Comunidad de Madrid será para el candidato socialista, Ángel Gabilondo. Además, ha asegurado este jueves que la propuesta que ha realizado el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, para limitar el precio del alquiler de vivienda es “muy razonable para cumplir con el acuerdo de gobierno” suscrito con Unidas Podemos.

Dicho acuerdo, ha recordado, apuesta por evitar un aumento desproporcionado de los costes de los alquileres, sobre todo en las zonas tensionadas. Calviño ha insistido en que el instrumento de deducciones en el IRPF que ha planteado Ábalos en su propuesta “sabemos que funciona” porque incentiva a los propietarios a alquilar, por lo que ha instado a ir “más allá de los eslóganes y ver la sustancia”.

Asimismo, la vicepresidenta ha señalado que en el ámbito de la vivienda “no hay una solución milagrosa” y ha defendido que el ministro Ábalos está haciendo un trabajo “muy serio y responsable, tocando un conjunto de palos” para encontrar las mejores soluciones. “La vivienda siempre ha sido una prioridad para nosotros (...) Por eso hemos puesto en marcha un conjunto de reformas para tratar de facilitar el acceso a la vivienda. Lo cierto es que es una de estas cuestiones en las que es muy fácil encontrar un titular que simplifique, pero se trata de un asunto complejo”, ha afirmado. Sobre quienes la acusan de ser la ministra que representa a los ‘fondos buitre’, Calviño ha calificado de “ridículas” estas consideraciones y ha subrayado que a lo largo de su trayectoria laboral se ha dedicado a combatir los abusos de estas grandes compañías, no sólo a nivel nacional, sino también global.