CaixaBank y Bankia operan ya como una marca tras una fusión que será “no traumática”

Gonzalo Gortázar confirma que en el plan de bajas no se tendrá en cuenta la edad y se valorará “meritocracia y voluntariedad”

El consejero delegado ejecutivo de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, y el nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri, en la rueda de prensa para explicar el proyecto de fusión con Bankia
El consejero delegado ejecutivo de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, y el nuevo presidente, José Ignacio Goirigolzarri, en la rueda de prensa para explicar el proyecto de fusión con BankiaManuel BruqueEFE

CaixaBank y Bankia inician hoy el paso definitivo hacia su integración en un solo banco, que se convertirá con 640.000 millones de euros de activos en el mayor de España, con 50.000 empleados, una vez que su inscripción se ha hecho efectiva en el Registro Mercantil y, desde hoy, pueden operar bajo una sola marca. Bankia desaparecerá como entidad independiente y afronta su último día de cotización en bolsa, ya que el lunes serán las nuevas acciones de CaixaBank que se hayan emitido en el canje las que coticen ya en los mercados.

En rueda de prensa conjunta, el consejero delegado ejecutivo de la nueva CaixaBank, Gonzalo Gortázar, y el presidente, José Ignacio Goirigolzarri, han desgranado lo que serán las directrices de la nueva entidad, que ha iniciado ya la integración efectiva y plena del negocio y de las plantillas. Gortázar espera que este proceso sea “no traumático”, aunque reconoció que los trabajos de integración serán intensos y comenzarán con un ajuste de plantilla que puede llegar hasta los 7.500 empleados en oficinas y servicios centrales -según fuentes de la propia entidad-, aunque se espera que la mayoría de las bajas “sean voluntarias”. Gortázar apuntó que seguirán los mismos criterios que en anteriores ocasiones: no se tendrá en cuenta ningún límite de edad y se contará por encima de todo con “la meritocracia y la voluntariedad”.

La entidad espera tener cerrado un acuerdo con los sindicatos sobre estos recortes de plantilla en el segundo trimestre de este año, por lo que las negociaciones se iniciarán justo después de Semana Santa. Lo que será inmediato es el cambio de imagen de marca, cuya unificación comenzará este mismo fin de semana. De momento, se actualizarán los edificios más emblemáticos de Bankia, como las Torres Kio, para luego dar paso a las sucursales más importantes y al resto de oficinas. Los clientes de Bankia recibirán una comunicación informándoles de que mantienen sus condiciones actuales de contrato y de que podrán utilizar sin comisiones los cajeros automáticos de la otra entidad. “Nuestra idea es que antes de irnos de vacaciones en verano hayamos cambiado la marca de Bankia en todas las oficinas y se hayan integrado la mayoría de servicios”.

El consejero delegado también adelantó que una vez que la integración sea plena -prevista para final de año- se fusionará el catálogo de productos de ambas entidades, aunque poco a poco podrán estar disponibles algunos de estos productos y servicios comunes por las redes de ambas entidades. No habrá cambios en los números de cuenta ni en las tarjetas, de momento. “Los clientes deben estar tranquilos por que se avisará de cualquier cambio”. Y entre esos cambios no entra ningún plan para desplazar la sede social a otra ciudad, por lo que seguirá en Valencia, descartando cualquier salida a Madrid o Barcelona, que seguirán contando con sedes operativas.

En cuanto a las relaciones comerciales, en concreto sobre la obligación de poner fin al acuerdo que mantiene Bankia con la aseguradora Mapfre, Gortázar ha señalado que “las conversaciones para extender la oferta de Vida Caixa comenzarán de inmediato”, ya que mantener los dos acuerdos “es incompatible”. Por eso, el primer directivo de la entidad reconoció que se sentarán “de inmediato” con la aseguradora para llegar a “un punto de acuerdo satisfactorio para ambos”.

Sobre los planes de expansión que maneja la compañía, Gortázar se mostró cauto. “Vamos a prestar una máxima atención al mercado español en los próximos dos o tres años. No abriremos aún el debate de qué viene después y qué vendrá cuando terminemos con la fusión de Bankia”. Será entonces en ese momento cuando se analice “si hay ventajas o no de una mayor expansión transfronteriza”, ha aseverado. “De momento, en esta nueva carrera salimos desde la pole, salimos los primeros destacados en todos los negocios, en balance, cuota de mercado, en seguros” y en el proceso de concentración bancaria.

La primera consecuencia de esta fusión no se ha hecho esperar y ambas entidades despegaron un 3% en el inicio de la sesión bursátil de hoy, día en el Bankia dejará de existir como entidad propia y dejará de cotizar en el Ibex-35. Para despedirse, las acciones de Bankia se situaron como las más alcistas, con una subida del 3,11 %, hasta los 1,79 euros por título.