ACS, dispuesto a pagar 10.000 millones para hacerse con el negocio de autopistas de Atlantia

La compañía que preside Florentino Pérez ha remitido una carta a su socio en Abertis para hacerse con Autostrate per l’Italia

El presidente de ACS, Florentino Pérez
El presidente de ACS, Florentino PérezACS ACS

Tras vender gran parte de su negocio industrial por 4.900 millones de euros a la francesa Vinci, ACS se ha lanzado a una operación de grandísimo calado para configurar una potente división de concesiones. La compañía que preside Florentino Pérez está dispuesta a pagar 10.000 millones de euros para hacerse con Autostrate per l’Italia (ASPI) el negocio de autopistas de la italiana Atlantia, su socio en la también concesionaria Abertis.

La compañía española ha remitido una misiva a Atlantia en la que muestra su interés por ASPI, de la que controla un 88%. “Dada la estrecha relación entre nuestros grupos tras la exitosa adquisición conjunta de Abertis, ACS ha seguido la situación de ASPI durante los últimos meses y creemos que ASPI es un activo muy interesante que encaja perfectamente en la estrategia a largo plazo de ACS”, indica la carta, a la que ha tenido acceso “Financial Times” y cuyo envío ha sido confirmado por fuentes del sector.

Después de la tragedia por el derrumbe del puente en Génova en el que fallecieron 43 personas, el Ejecutivo italiano de Giuseppe Conte, que acababa de tomar posesión por entonces, amenazó a la compañía con la retirada de las concesiones de las autovías italianas y Atlantia, controlada por la familia Benetton, aceptó reducir progresivamente su participación en Autostrade. En el proceso se han interesado también el banco de inversión italiano Cassa Depositi e Prestiti (CDP), junto a los fondos de inversión Blackstone y Macquarie, que han hecho una oferta conjunta que rondaría los 9.000 millones de euros. De hecho, el consejo de Atlantia se ha reunido hoy para analizar la oferta de CDP y sus socios y ha informado también de que ha “tomado nota” de la propuesta de ACS.

A pesar de que los contendientes en la puja no son cosa mejor, la oportunidad para ACS radica no sólo en las buenas relaciones que pueda tener con Atlantia sino en el hecho de que la firma italiana considera que la oferta de CDP y los dos fondos está por debajo de sus expectativas, que rondaría los 11.000 millones de euros.

Esta misma semana, el presidente y primer accionista de ACS, Florentino Pérez, ya avanzó sus planes para sentarse con Atlantia y con Abertis a fin de estudiar esta operación, siempre “de acuerdo con los deseos del Gobierno italiano”. “Vamos a estudiar ASPI con toda la ilusión y ojalá pudiéramos hacer un gran grupo de concesiones de autopistas”, aseguró Pérez en una conferencia con analistas e inversores. De hecho, ACS ha estado siguiendo el proceso de venta durante los últimos meses y entiende que es un activo que se adapta a su estrategia a largo plazo, todo ello aprovechando su participación en la compañía de concesiones Abertis.