El Boeing 737 MAX vuelve a tener problemas

El fabricante advierte de un posible problema eléctrico en algunos de estos aparatos

Vuelo de prueba para su recertificación de un Boeing 737 MAX
Vuelo de prueba para su recertificación de un Boeing 737 MAXElaine Thompson

El Boeing 737 MAX parece condenado a vivir de sobresalto en sobresalto. Cuando el fabricante americano parecía haber dejado atrás los problemas con su modelo superventas, que ha pasado casi dos años en tierra después de que dos accidentes mortales llevaran a las autoridades aéreas mundiales a prohibir sus operaciones en marzo de 2019, un potencial nuevo fallo eléctrico ha vuelto a dejar en tierra decenas de aparatos del modelo.

Boeing ha avisado a 16 aerolíneas de un posible problema eléctrico en algunos de los 737 MAX y les ha pedido que lo resuelvan antes de continuar volando, según ha informado la empresa este viernes. En un breve comunicado de apenas cuatro líneas, el fabricante ha asegurado que está trabajando con la Agencia Federal de Aviación (FAA) de EE UU en este problema, que ha comunicado a sus clientes los aparatos específicos que pueden estar afectados y que ofrecerá instrucciones para corregir el posible problema. Un portavoz de la compañía ha explicado, no obstante, que el nuevo problema no está relacionado con los que ocasionaron los dos accidentes mortales que dejaron en tierra al modelo desde marzo de 2019 hasta finales del año pasado.

Aunque la compañía no ha comunicado oficialmente el número de aparatos potencialmente afectados por el problema, fuentes de la industria citadas por Reuters aseguran que se habrían inmovilizado unos 90 aviones. Entre las aerolíneas afectadas está Southwest Airlines, que ha informado de que ha suspendido los vuelos con treinta aviones 737 MAX 8 afectados por la notificación de Boeing. Southwest es una de las compañías que más ha apostado por este modelo y el mes pasado anunció un acuerdo para comprar un centenar de nuevos aparatos de este tipo. Boeing y sus proveedores podrían fabricar más de 600 aviones 737 MAX nuevos para la aerolínea de aquí a 2031, según explicó el fabricante.

El hecho de que el fallo sólo afecte a algunos aparatos lleva a pensar al analista Richard Aboulafia, de Teal Group, que se trata de un problema puntual que no está relacionado con el diseño del aparato, asegura Reuters. Si Boeing puede resolver el problema rápidamente, en pocos días, “se olvidará rápido”, según Aboulafia.

Cadena de fallos

Los 737 MAX de Boeing volvieron a operar a finales del año pasado tras haber sido vetados en 2019 por las autoridades aéreas de todo el mundo a raíz de dos accidentes que dejaron 346 muertos en Indonesia y Etiopía a finales de 2018 y en marzo de 2019, respectivamente. Tras meses de investigación, el Comité de Transporte de la Cámara de Representantes de EE UU concluyó el pasado mes de septiembre que una cadena de fallos compuesta por errores en su diseño, dejadez de Boeing para corregirlos pese a conocerlos y falta de supervisión de los reguladores estatales desembocó en los accidentes. En ambos siniestros, el software de estabilización automática (MCAS) con el que está equipado el avión y que baja su morro de forma automática en caso de un ascenso pronunciado para evitar que entrara en pérdida falló y precipitó a los aviones contra el suelo cuando no debía. El problema, abundó el Comité de Transportes, se agravó por el hecho de que los pilotos no habían recibido suficiente formación para reaccionar ante este imprevisto.

El gigante estadounidense cerró el ejercicio 2020 con unas pérdidas récord de 11.873 millones de dólares (unos 9.800 millones de euros), un resultado que casi multiplica por veinte el saldo negativo de 2019, hasta ahora el peor de su historia, debido a una menor demanda de aviones por la pandemia de la covid-19 y a la crisis de los 737 MAX.