El Gobierno subvencionará hasta el 100% de la rehabilitación de fachadas, cubiertas o calderas de edificios

Transportes también entregará ayudas a fondo perdido de hasta un 30% del coste de sustitución de ventanas en viviendas individuales

Andamios para la rehabilitación de un edificio
Andamios para la rehabilitación de un edificio FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

Poco a poco, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) va desvelando los detalles del Plan de Rehabilitación de Viviendas que va a poner en marcha aprovechando la llegada de los fondos de ayuda de la UE para superar la pandemia del coronavirus. Si la pasada semana el Departamento de José Luis Ábalos desveló que los particulares podrán beneficiarse de deducciones fiscales de hasta el 60% por la reforma de sus viviendas si logran una mayor eficiencia energética, hoy ha explicado a qué se destinarán los 3.420 millones de euros que hay previstos para subvenciones. Según ha explicado el secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Pedro Saura, los planes incluyen subvenciones de hasta el 100% de lo invertido en la rehabilitación de edificios.

Saura ha explicado que el Mitma entregará ayudas de entre el 40% y el 100% de lo invertido en la rehabilitación de elementos comunes de edificios como fachadas, cubiertas, calderas comunitarias e instalaciones fotovoltaicas. Un porcentaje que también se podrá alcanzar en las inversiones destinadas a la recuperación urbana, donde el ministerio espera que la media de ayudas alcance el 80% de lo invertido. El ministerio ya avanzó también la semana pasada que la reforma de bloques de viviendas también se beneficiará de una deducción en el IRPF de hasta el 60% en el caso de que la rehabilitación logre reducir en al menos un 30% el consumo de energía primaria no renovable o le permita adquirir la categoría energética “A” o “B”.

En el caso de las viviendas individuales, Saura también ha avanzado que los propietarios podrán obtener una subvención de hasta un 30% del coste de sustitución de las ventas que se podrá añadir al obtenido por la rehabilitación del edificio o del barrio. Los particulares, según los planes del Mitma, también podrán obtener una deducción fiscal de hasta el 60% si la reforma de su hogar logra los mismos objetivos de eficiencia energética fijados para los edificios de reducción de consumo de energía no renovable y categoría energética (40%) y si logran una reducción del 7% en demanda de climatización (20%). Saura ha desligado las deducciones fiscales del nivel de renta y ha explicado que lo importante para lograrlas es que la reforma logre los objetivos de transición energética fijados por el ministerio. Lo que sí ha admitido el número dos del Mitma es que lo normal es que aquellos barrios más desfavorecidos se vean beneficiados con una mayor volumen de subvenciones.

Efectos

Saura ha recordado que el objetivo del ministerio es la rehabilitación de 500.000 viviendas y que, para 2030, el ritmo de reformas anual se eleve en España de las 30.000 viviendas actuales hasta las 300.000. El número dos del Mitma ha defendido con firmeza frente a los críticos que aseguran que el Plan de Rehabilitación del ministerio, dotado con 6.800 millones de euros, no es más que “un Plan E” avanzado, que se trata de un programa “contracíclico y transformador”. Para apoyar su defensa, Saura ha explicado que el plan contribuirá a la reducción en un 40% de energías no renovables en edificios residenciales y a un recorte de emisiones de CO2 a la atmósfera de 650.000 toneladas anuales. Además, ha añadido, aportará 13.500 millones de euros en el PIB y permitirá la creación de 188.000 empleos y contribuirá a reducir la pobreza energética y a mejorar los costes de los servicios básicos.

El secretario de Estado ha explicado que una de las claves para que el plan tenga éxito es la implicación del sector privado. Su objetivo, ha explicado, es que las compañías dinamicen las ayudas mediante el sistema de trabajo conocido como “llave en mano”, en el que una compañía se encarga del proceso de rehabilitación de forma integral, desde su planificación hasta su ejecución. El ministerio espera tener lista antes de que acabe el semestre la orden ministerial sobre las ayudas para que en el segundo las comunidades autónomas, competentes en materia de vivienda y que gestionarán los fondos, comiencen a ejecutarlo.