Santander defiende que los sueldos de la banca son los más regulados y avisa de que ahora no toca subir impuestos

Su consejero delegado asegura que las transacciones “se han ido de las oficinas a los cajeros y el online” y que eso obliga a redimensionar el sector

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez
El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio ÁlvarezBANCO SANTANDER BANCO SANTANDER

José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander, ha salido hoy en defensa de los salarios que perciben los directivos de las entidades financieras tras los ataques realizados al sector por el Gobierno, después de que la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, calificó de “inaceptables” los sueldos y bonus que cobran los banqueros, al considerar que no se corresponden con la situación económica del país. Álvarez ha recordado que el esquema de remuneración de la banca es el más regulado que conoce, pues existe una directiva comunitaria que establece unos patrones para desincentivar la toma de riesgo, de forma que hay unos diferimientos de hasta cinco años de la remuneración variable. El directivo ha añadido, además, que las entidades bancarias cuentan con un comité de remuneraciones, una gobernanza “fuerte” y las propuestas de retribuciones se someten a la aprobación de las juntas generales de accionistas.

Álvarez, que ha hecho estas consideraciones durante la presentación de resultados de Banco Santander del primer trimestre, no se ha mostrado preocupado por las críticas que han recibido las entidades en los últimos tiempos por esta cuestión y por los ERE que están aplicando algunas. Según ha asegurado, lo que a él le preocupa es hacer las cosas bien. Y, en este sentido, ha roto una lanza por el sector bancario español que, según ha asegurado, ha hecho “un gran trabajo en medio de la pandemia atendiendo a los clientes y dando crédito a las empresas que, de otro modo, hubieran visto estranguladas sus cuentas. La banca ha hecho un gran trabajo, aportando liquidez de modo rápido y eficiente”, ha recalcado. A partir de ahí, ha añadido, Santander es “receptivo a las críticas, las valora” y, si lo considera oportuno, toma decisiones para mejorar.

Reestructuraciones

Respecto a los planes de reestructuración que están acometiendo competidores como CaixaBank o el BBVA y sobre los que el Gobierno ha asegurado también que estará muy vigilante, Álvarez, sin entrar a valorar estos dos procesos, ha considerado que, de alguna manera, se trata de ajustes inevitables. Según ha explicado, las transacciones “se han ido de las oficinas hacia los cajeros y el online”. Y, en este contexto, “tenemos que orientar la red de distribución, históricamente muy orientada a las transacciones, a prestar otros servicios de valor añadido. Y nos iremos adaptando”, ha asegurado.

El directivo también ha valorado la situación económica actual que vive el país. En su opinión, respecto al debate que hay sobre si procede o no tocar los impuestos, lo que toca ahora es “la expansión fiscal para que la economía se recupere”. Una vez que haya tomado velocidad de crucero, ha añadido en línea con lo dicho con el Banco de España, el país necesitará un plan plurianual de consolidación fiscal. Entonces, ha dicho, será el momento de valorar si hay que hacerlo subiendo impuestos o recortando gastos. Pero ahora, ha insistido, todavía toca la expansión fiscal porque cualquier contracción fiscal “sería contraproducente para la economía”.