Las declaraciones de la Renta con resultado a pagar se disparan un 25% en comparación con el año pasado

La cantidades que deben ingresar los españoles a Hacienda pasan de 604,8 millones de euros a 867 millones de euros, un 43,35% más, durante el primer tercio de la campaña

Hacienda ha devuelto ya 242,5 millones a 376.177 contribuyentes murcianos al cierre de la campaña de la Renta
Imagen de una pareja confeccionando la declaración de la Renta 2019 de forma presencial EDUARDO PARRA-EUROPA PRESS

Ya lo avisaron. La campaña de la Renta 2020 estaría marcada por un aumento de las declaraciones con resultado a pagar por el efecto de los ERTE, advirtió el director general de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, el pasado 7 de abril. Transcurrido ya el primer tercio de la campaña y coincidiendo con el inicio del “Plan Le Llamamos”, los datos facilitados por el ministerio de Hacienda ratifican las predicciones. Hasta el 6 de mayo, las declaraciones con resultado a pagar se han disparado un 25% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

A estas alturas de la campaña, el año pasado había 818.573 declaraciones con resultado a ingresar, frente a las 1.025.818 de este año (+25,32%). Además, si se compara esta cifra con la campaña de 2018, el aumento es del 78,54%. La cantidades que deben pagar los españoles a Hacienda también se han disparado, pasando de 604,8 millones de euros a 867 millones de euros, un 43,35% más que en la anterior campaña. En este sentido, Hacienda recuerda que estos contribuyentes “no tienen que realizar los primeros pagos hasta el final de la campaña, con independencia del momento en que presenten la declaración”, y que, además, los afectados por ERTE con declaraciones a ingresar pueden optar por un fraccionamiento del pago en seis meses sin intereses. Gascón estimó que alrededor de 300.000 personas que estuvieron en ERTE en 2020 se acogerán a este sistema de pago.

6,59 millones de declaraciones ya presentadas

En total, han presentado ya su declaración 6,59 millones de contribuyentes, un 6,5% más que el año pasado en el mismo número de días de campaña. 1.037.000 declaraciones corresponden a perceptores de prestaciones por ERTE y otras 100.000 a beneficiarios del IMV que ya han cumplido hasta la fecha también con la obligación de presentar declaración. Del total, 3,8 millones de declarantes han recibido ya su devolución por importe de más de 2.540 millones de euros, de forma que se han abonado el 72,5% de las devoluciones y el 66,7% de los importes solicitados.

Está previsto que en toda la campaña se presenten 21,57 millones de declaraciones, un 2,1% más que el año anterior, por el efecto de los ERTE y la obligación de declarar de los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital (IMV). De ese total, se prevé que 14,33 millones den derecho a devolución, dos tercios del total y un 1% menos que el año anterior, por un importe de 10.857 millones de euros. A su vez, se esperan 5,96 millones declaraciones a ingresar, un 5,7% más, por importe de 12.976 millones. Es decir, unos 318.943 contribuyentes que no tuvieron que pagar en la anterior campaña tendrán que hacerlo en 2021.

Las 1,3 millones de declaraciones restantes no saldrán ni a pagar ni a devolver. Estas crecen un 26,9% ante la obligatoriedad de que los perceptores del IMV (460.000, de los cuales 226.000 son menores) presenten liquidación a pesar de que la renta está exenta en la mayoría de los casos.

El efecto de los ERTE

El crecimiento “notable” de declaraciones con resultado a ingresar hunde sus raíces en los efectos de la Covid-19. Cabe recordar que buena parte de las declaraciones de afectados por ERTE tendrán resultado a pagar por dos motivos. Por un lado, al tener dos pagadores (su empresa y el SEPE) el límite para presentar la declaración de la Renta se reduce de 22.000 euros a 14.000 euros, siempre y cuando las cantidades abonadas por todos los pagadores a partir del segundo superen los 1.500 euros. Y por otro, como el SEPE no aplica retenciones de IRPF a las cantidades ingresadas a estos trabajadores, tendrán que hacer frente al pago de estos impuestos atrasados.

Además, tal y como advirtió el Consejo General de Economistas, los afectados por ERTE con ingresos entre 14.000 y 18.000 euros tendrán una tributación final mayor que la que les hubiera correspondido si solo hubieran tenido un pagador, a pesar que la titular de Hacienda, María Jesús Montero afirmó que estos trabajadores “por regla general van a pagar menos impuestos porque han tenido menos renta”.