Del ERTE al ERE: más de 45.000 trabajadores se han visto afectados por despidos colectivos desde el inicio de la pandemia

Pese a que la prórroga de los ERTE aún mantiene el compromiso de mantenimiento del empleo durante 6 meses, más de 130 empresas han anunciado ajustes de plantilla. La banca lidera en despidos y el textil en cierres

Los sindicatos UGT y CCOO de Salamanca convocaron una concentración de protesta contra el ERE de H&M
Los sindicatos UGT y CCOO de Salamanca convocaron una concentración de protesta contra el ERE de H&M FOTO: JM GARCIA EFE

Los despidos colectivos anunciados desde que estalló la pandemia en España, en marzo de 2020, afectan ya a más de 45.000 trabajadores, pese a que aún hay casi 600.000 empleados sometidos a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), los cuales pueden acabar reincorporándose o viéndose envueltos en un ERE. Pese a que las sucesivas prórrogas de los ERTE a causa de la Covid-19 incluye la medida de mantenimiento del empleo durante 6 meses tras la reincorporación del trabajador, la continuidad de estos empleados no está asegurada.

De hecho, son muchas las compañías que se han escudado en los ajustes de plantilla para sobrevivir frente a una caída de las ventas o para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo que ha traído la pandemia. En concreto, los ERTE, que llegaron a afectar a más de 3,6 millones de personas en los peores momentos de la crisis, han derivado en una oleada de “ajustes” de plantilla que, por ahora salpica a más de 130 empresas, según los datos recopilados por Efe.

Pero, ¿puedo pasar del ERTE al ERE?

¿El mecanismo de los ERTE para proteger el empleo está fallando? Lo cierto es que sí hay casos en los que los ERTE pueden tornar en ERTE. El principal supuesto es cuando la empresa está en riesgo de entrar en concurso de acreedores. También se puede hacer un ERE justificando las causas, aunque las empresas debe tener en cuenta que, según la actual normativa, las causas de fuerza mayor y las causas objetivas (económicas, técnicas, organizativas o de producción) que han servido para mantener a los trabajadores en ERTE no son causas justificadas para despedir a los trabajadores. En tal caso, el despido sería improcedente. Sin embargo, Sergio Herrero, abogado de Legálitas, advierte que la interpretación puede ser distinta según el tribunal. “Con esa misma cláusula, algunos tribunales han declarado los despidos como procedentes, improcedentes o nulos”, explica.

De las más de 130 empresas que tienen en marcha despidos colectivos, Orange España ha sido una de las últimas en anunciar su intención de llevar a cabo un plan de recorte de empleo que afectará como máximo a 485 personas, un 15% de su plantilla.

La banca lidera los despidos

Los despidos anunciados desde el arranque de la pandemia los ha liderado sin duda la banca, que ha puesto sobre la mesa un recorte de 19.500 empleos, acuciada por la creciente digitalización de su negocio y su menguante rentabilidad. Caixabank encabeza el ranking de despidos en España, con 7.791, tras su fusión con Bankia. Santander acordó a finales de 2020 el mayor despido colectivo de su historia (3.572 empleos), al tiempo que BBVA aún negocia un recorte que podría afectar a más de 3.000 puestos. De la fusión de Liberbank y Unicaja derivará un ajuste de 2.000 puestos, mientras que Sabadell ha anunciado 1.817. Y eso que, según el Banco de España, los bancos han recortado un 31% de su plantilla entre 2010 y 2019 (último año con datos). Con los despidos anunciados en 2020 y 2021, ese porcentaje se acerca al 40%.

Los cierres se imponen en el textil

Con el aumento de la digitalización y las ventas online, el comercio también vive una reducción significativa de empleo, encabezado por El Corte Inglés, que tiene entre manos el mayor recorte de plantilla de su historia, con hasta 3.500 bajas voluntarias. Igualmente, H&M ha planteado la salida de hasta 1.100 trabajadores y el cierre de una treintena de tiendas para adaptarse a los nuevos hábitos de los consumidores y al auge de la digitalización. Una argumentación que, según Comisiones Obreras, no es válida para justificar un despido y cierre de tiendas, a su parecer, “absolutamente desproporcionados”.

Perfumerías Douglas recortará 492 puestos (alrededor del 50% de su plantilla) tras bajar la persiana en 91 locales; Adolfo Domínguez ha planteado un ERE para 259 personas, con 55 prejubilaciones; Ondara prescindirá de 225 trabajadores; y Worten de 212 entre España y Portugal. Por su parte, Imaginarium ha planteado un ERE de hasta 113 trabajadores por el cierre de todas sus tiendas en España menos dos y Nike para 80 personas. Inditex planea el cierre de unas 300 tiendas en España hasta 2022, pero prevé reubicar a todos los trabajadores fijos.

El sector de la alimentación también se resiente

A pesar del empujón del consumo doméstico en 2020 a causa de la pandemia, el sector de la alimentación y bebidas también vive una reestructuración. El ERE de Coca-Cola European Partners, tras el cierre de su planta en Málaga, afecta a 360 personas, mientras que Heineken va a despedir a 228. Supersol (329), Danone (160) y Pascual (137) también han anunciado recortes. A ellas se suman las empresas de restauración, con más de 1.300 empleados afectados, debido a los expedientes de Newrest (481), Eurest (441) o Viena Capellanes (280), entre otros.

Pese a que la cesta de la compra de los hogares haya podido crecer debido al aumento de horas que pasamos en casa, buena parte de las ventas de estas empresas se destinan a catering, bares, restaurantes, hoteles, empresas que cuentan con comedor, etc. Es decir, algunos de los sectores más perjudicados por esta crisis, y cuya mala situación ha repercutido también en sus proveedores.

La industria, el sector que más ERE ha presentado

En el sector energético, Naturgy trabaja en 700 bajas voluntarias y prejubilaciones, a las que se suman 266 de Siemens Gamesa y el ERE de 220 trabajadores de Indra. La industria es el sector que más despidos colectivos ha presentado (unos 25) aunque no tan numerosos como otros (Cofely plantea un recorte de 500 empleos, Bosch 336 y Montajes Rus 240). En la construcción, ACS ha anunciado el despido de 260 trabajadores.

El turismo, muy perjudicado pese a los ERTE

Las empresas del turismo, uno de los sectores más perjudicado por la pandemia, también han comenzado ya a anunciar voluminosos despidos a pesar de que todavía cuentan con la protección de los ERTE. Destacan los casos de Norwegian (con 1.191 salidas, un 85% de su plantilla), Airbus (600), Logitravel (300), Pullmantur (300), Goldcar (255), W2M (246), Carrefour Viajes (200) o NH (187). Por su parte, Iberia, aunque no habla de ‘eres’, tampoco renovará a 2.344 eventuales. La caída del sector del turismo también ha afectado de lleno a otras empresas como las teleoperadoras, con la salida de 1.005 personas de CPM International Telebusiness tras perder su contrato con Airbnb.

A la espera de Nissan

El sector de la automoción mira con expectación el cierre de las plantas de Barcelona de Nissan a finales del próximo 2021, que no afecta solo a los empleos directos de la fábrica, sino que, según un informe de la Diputación de Barcelona, podría poner en riesgo 3.000 puestos de 69 empresas proveedoras. Un cierre que ya ha afectado a la plantilla que estaba subcontratada a Acciona Facility Services, que impulsó un despido colectivo de 500 trabajadores. A esta empresa se suma Ford Valencia, que acordó con los sindicatos el despido de 630 trabajadores por el que se aplicarán prejubilaciones para un 80% de los afectados.

Aunque el impacto de la pandemia ha sido desigual por sectores, los ‘eres’ se han dejado notar en todo el tejido empresarial. Desde farmacéuticas como Roche Farma España (106) o Novartis (63), pasando por despachos de abogados como Arriaga Asociados (140), empresas de comunicación como Digitex (352) o inclusos equipos de fútbol como el Málaga Club de Fútbol (8 futbolistas), muchas han sido las empresas que han tenido que recurrir a este procedimiento.