Díaz e Iceta siguen sin renovar a 2.135 interinos del SEPE contratados por la pandemia

Son el 26% de la plantilla y serían despedidos el 30 de junio. “Hay compromiso de solucionarlo pero no podemos concretar su continuidad”, manifestaron fuentes ministeriales

Yolanda Díaz, durante el pleno de sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados
Yolanda Díaz, durante el pleno de sesión de control al Gobierno en el Congreso de los DiputadosJavi MartinezPool

El temor a un despido masivo en el seno de la plantilla de interinos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se ha disparado al no haber recibido aún ningún tipo de confirmación sobre si seguirán en sus puestos. Los 2.135 trabajadores destinados a reforzar el SEPE durante la pandemia siguen pendientes de la renovación de sus nombramientos, que finalizan el próximo 30 de junio, sin que los ministerios de Función Pública -del que dependen los funcionarios de la Administración General del Estado- ni desde Trabajo se hayan puesto en contacto con ellos. En esta situación se encuentran 1.500 efectivos incorporados como para paliar el sobretrabajo por causas directas del coronavirus y de otros 635 trabajadores adscritos a los sucesivos programas, cuyos nombramientos en ambos casos concluyen el último día del mes junio.

Fuentes ministeriales confirmaron a LA RAZÓN que “existe el compromiso de renovar a estos trabajadores, pero aún estamos evaluando las necesidades que tenga el Servicio. Estamos comprometidos en ello, pero aún tenemos más de un mes para dar una respuesta”. En este sentido, indicaron que se están estudiando “distintas fórmulas para dar una salida a estos interinos, pero no podemos concretar de manera definitiva su continuidad”, por lo que queda se confirmaría que una parte de estos interinos no serán renovados, especialmente los contratados en los sucesivos programas.

Desde CSIF han mostrado su preocupación ante “la inacción del Ministerio de Trabajo, dada la situación de precariedad laboral por la que atraviesa el SEPE, tremendamente compleja y delicada, con una carga de trabajo que sería imposible de asumir sin el apoyo de estos 2.135 empleados públicos”, que suponen un 26% de la plantilla. “La carencia de recursos humanos en el SEPE es alarmante”, denuncian. También han recordado que “no es recibo esperar hasta el último momento para tomar una decisión”, ya que denuncian que se pone en peligro la operatividad del SEPE de cara a la distribución de las cargas de trabajo en verano. “Es urgente aclarar cuanto antes si estos trabajadores continuarán en el organismo a partir de junio y por cuánto tiempo”.

Fuentes del Ministerio de Trabajo manifestaron a este diario que se encuentran abiertos “a seguir reforzando la plantilla del SEPE para hacer frente a las necesidades derivadas de la lucha contra la pandemia y apoyar la reactivación económica”, además de reiterar que “nuestro compromiso siempre es buscar la mejor solución para todos. Aún tenemos tiempo”.

Pero esta respuesta no han convencido a los sindicatos. CSIF reclama la convocatoria de una oferta de empleo pública extraordinaria y específica “para paliar el déficit estructural del SEPE”. Según datos oficiales, en los últimos diez años se han perdido cerca de 3.400 efectivos, por lo que el SEPE cuenta actualmente con unos 8.400 efectivos, de los que un 33% son trabajadores temporales, mientras mantiene en torno a 1.500 puestos vacantes. “No podemos seguir solo con promesas que luego no se cumplen. Casi un año después seguimos igual. Urge una dotación suficiente de recursos humanos, estructurales y profesionalizados”.