79.000 autónomos de bajos ingresos, con la prestación por cese en el aire

La presión sobre Escrivá forzará una rectificación de la Seguridad Social

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis EscriváEUROPA PRESS/A.Ortega.POOL Europa Press

El Ministerio de Seguridad Social ultima a marchas forzadas una contrapropuesta que convenza a las asociaciones de autónomos a que rubriquen la prórroga de las prestación por cese de actividad, tras el fracaso de la primera reunión. Que el borrador ministerial dejara fuera de la posibilidad de cobrar esta ayuda al 90% de los actuales perceptores rompió cualquier posibilidad de acuerdo.

De los más de 450.000 trabajadores por cuenta propia que en la actualidad perciben esta prestación, apenas 45.000 podrían seguir cobrándola, ya que la mayoría de ellos habrán agotado el periodo de cotización correspondiente.

En el caso de los 79.058 autónomos con bajos ingresos que la percibían a 30 de abril, directamente fueron descartados y borrados de la propuesta, pese a que suponen para el erario público apenas 39 millones de euros de los 432 millones abonados en la nómina de abril por cese de actividad.

Fuentes cercanas a la negociación explicaron a LA RAZÓN que el Ministerio «ha tomado buena nota» de las propuestas realizadas por las asociaciones de autónomos, y que buena parte de ellas serán plasmadas en un nuevo documento que hará llegar en breve a sus representantes.

Entre ellas estaría la de volver a incluir en el listado de beneficiarios a los emprendedores con bajos ingresos, que se unirían así a los prestatarios compatibles con la actividad, a los que se les ha obligado a cerrar su negocio, a los trabajadores de temporada y a los procedentes del RD 30/2020 y de prestaciones extintas.

Otra de las cuestiones que exigen sea modificada concierne al destope de los periodos de cotización por cese. Según la última propuesta, los autónomos que a 31 de mayo estuvieran percibiendo la prestación por cese de actividad y no hayan agotado los periodos previstos, a partir del 1 de junio podrán continuar percibiéndola hasta el agotamiento del periodo pendiente de consumir o, en su caso, hasta el 30 de septiembre.

Este requisito fue rechazado de plano, ya que el 90% de los que reciben ahora mismo esta ayuda se quedaría fuera al haber consumido los ocho meses de protección que les corresponde. Según la Ley General de la Seguridad Social, la duración de la prestación por cese de actividad estará en función de los periodos de cotización efectuados dentro de los cuarenta y ocho meses anteriores a la situación legal de cese de actividad, de los que, al menos doce, deben ser continuados e inmediatamente anteriores a dicha situación de cese.

Como esta es un norma que entró en vigor el 31 de diciembre de 2018, la mayoría de autónomos que iniciaron su prestación en octubre estarían ya sin derecho a percibirla. «Es un agravio, ya que a los trabajadores del Régimen General en ningún caso se les deja sin prestación», critican desde las asociaciones de autónomos.

El Ministerio también se plantea dar marcha atrás con la acreditación en el segundo y tercer trimestre de 2021 de una reducción de los rendimientos de más del 75% de los habidos en el segundo semestre de 2019, en vez del 50% que se pedía hasta ahora, así como no haber obtenido durante el segundo y tercer trimestre de 2021 unos rendimientos netos superiores a 6.650 euros.

Fuentes ministeriales se limitaron a señalar que «las nuevas prestaciones se debaten en el diálogo social y cuando queden cerradas se contarán con detalle. Hasta ahora son solo planteamientos a debatir para buscar el mejor acuerdo posible». En la misma línea se manifestaron desde ATA, que insistieron en que «mientras se esté negociando en la mesa no vamos a desvelar nada. Confiamos en que se pueda llegar a un acuerdo».