Rebelión en Indra contra el Gobierno por el sucesor de Abril-Martorell que quiere imponer

Los accionistas cuestionan el perfil político de Mar Murtra, el hombre propuesto por la SEPI

Sede central de Indra en Alcobendas
Sede central de Indra en Alcobendas

Lo que se presumía como un mero trámite se ha convertido en un dolor de cabeza para el Gobierno. El pasado viernes, la Sociedad Estatal de Participacionaes Industriales (SEPI), el representante del Ejecutivo y accionista mayoritario de la compañía tecnológica Indra (18% del capital), transmitió al resto de accionistas de la compañía su deseo de relevar a Francisco Abril-Martorell como presidente del grupo para impulsar «un nuevo liderazgo en la compañía». El elegido por la SEPI -y, por ende, el Gobierno- para encabezar la nueva singladura del grupo debía ser Marc Murtra. Pero al resto de grandes accionistas de la compañía -Corporación Alba, Banco Santander, Fidelity, Norges Bank y T Rowe Price Associates- no parece seducirles su perfil y han parado en seco el relevo.

La Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo de la compañía se ha reunido hoy para abordar el cambio de presidente de la compañía. Pero, al contrario de lo que se esperaba, el conclave no terminó de forma rápida y con acuerdo. La comisión acordó volver a reunirse este martes, cuando tendrá que elaborar un informe sobre la persona seleccionada para presidir esta compañía y posteriormente elevar su propuesta al consejo de administración. Una vez que este lo apruebe, tendrá que ser después ratificado por la junta de accionistas.

Perfil político

El motivo para que la reunión se vaya a prolongar al menos dos días parece ser el perfil político que el Gobierno quiere imponer a la dirección de Indra. Frente al carácter eminentemente técnico de Abril-Martorell, Murtra tiene uno mucho más político. Nacido en Blackburn (Reino Unido) en 1972, además de patrono de la Fundación La Caixa, es también profesor asociado de Dirección Financiera y Economía Financiera en la Universidad Pompeu Fabra y socio gerente de Closa Investment Bankers (desde 2020). Fue nombrado hace 15 años jefe de gabinete del Ministerio de Industria Comercio y Turismo, en la época de Joan Clos (2006-2011), y también director general de Red.es (2006). También fue responsable de Educación, Cultura, Deportes, Inmigración, Juventud, Cooperación Internacional y Participación en el Ayuntamiento de Barcelona.

El hombre al que debe -en teoría- sustituir Murtra, Abril-Martorell, es licenciado en Derecho y Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas, y accedió al cargo después de que en 2015 la SEPI también solicitara el relevo del que entonces era presidente de la tecnológica, Javier Monzón. Su gestión durante la pandemia no fue vista con buenos ojos por el Ejecutivo debido a que trató de aplicar una reestructuración laboral para redimensionar la fuerza laboral de la compañía. Tras las protestas sindicales, el grupo suavizó el ajuste y pactó medidas menos drásticas y de carácter temporal.

Indra alcanzó un beneficio neto en el primer trimestre del año de 22,3 millones de euros, un 255,3% más que en el mismo periodo del ejercicio pasado, cuando su resultado fue de 6,3 millones, con lo que ha retornado así a niveles previos a la pandemia.