Nueva factura de la luz: estas son las horas más caras y más baratas del día

Entra en vigor la nueva estructura de la factura eléctrica que introduce tres tramos de discriminación horaria. Mirar la hora antes de poner una lavadora o encender el lavavajillas puede marcar la diferencia a final de mes

Thumbnail

Con la puesta en marcha de la nueva estructura de la tarifa eléctrica, lo que se preguntan la mayoría de los consumidores de la tarifa regulada (PVPC) en cuándo será más barata la luz. Las noches y los fines de semana son los momentos en los que la luz es más económica ya que la demanda es menor, de ahí vienen consejos de ahorro que se han podido oír estos días como planchar y poner la lavadora de noche, aunque hay tres tramos horarios con precios distintos que hay que tener en mente.

¿Cómo funcionan los tres tramos?

Los usuarios acogidos a la tarifa regulada PVPC deben tener en cuenta los tres nuevos tramos horarios (punta, llano y valle).

Franjas horarias FOTO: José Luis Montoro

El periodo punta, en el que el coste de peajes y cargos es más alto, está comprendido entre las 10:00 y las 14:00 horas y las 18:00 y 22:00 horas. En Ceuta y Melilla el horario punta se retrasa una hora: empieza a las 11:00 horas y acaba a las 15:00 horas y de 19:00 a 23:00 horas.

El tramo llano, con un coste intermedio, se sitúa entre las 8:00 y las 10:00 horas, las 14:00 y las 18:00 horas y entre las 22:00 y 24:00 horas.

La tarifa valle, la más barata y a la que más cuesta adaptarse, se concentra entre las 00:00 horas y las 8:00 de la mañana y todas las horas de fines de semana y festivos nacionales no sustituibles (1 de enero, viernes santo, 1 de mayo, 12 de octubre, 1 de noviembre, 6 de diciembre, 8 de diciembre y 25 de diciembre), así como el 6 de enero.

Cómo sacar partido a estos tramos en el día a día

Según confirmó la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la luz será un 95% más barata en las horas valle que en las puntas y en las horas llano, un 69% inferior. Por este motivo, entre sus consejos de ahorro se encuentra trasladar el planchado del periodo punta a llano, lo que puede disminuir en 38 euros al año su coste. También recomienda cargar el vehículo eléctrico por la noche, lo que supondrá un ahorro de 300 euros al año y evitar el encendido de todos los electrodomésticos a la vez, que puede inducir un ahorro de entre 200 y 300 euros anuales.

Si se realiza un cambio en los hábitos de consumo con los electrodomésticos que más se utilizan (lavadora, lavavajillas, secadora, horno, termo eléctrico y cocina eléctrica), el ahorro anual podría alcanzar los 574 euros para el horario valle y los 408 para el periodo llano, según los cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Pero para muchos consumidores, esta nueva factura que premia el consumo en las horas más baratas es solo una tirita, ya que otorga casi toda la responsabilidad al consumidor y no pone solución a la subida que ha sufrido la luz en lo que va de año, primero con la borrasca Filomena y ahora en mayo, cuando la factura de la luz ha encadenado su tercer ascenso consecutivo en el año, y ha alcanzado el recibo más caro de toda la historia para este mes (82,13 euros, casi 26 euros más caro que hace un año).

Contratando dos potencias

La nueva factura de la luz también permite contratar dos potencias diferentes: una para los periodos punta y llano y otra para el valle, para ajustarlas a sus necesidades. Un ejemplo que expone la CNMC es el de un cliente que tenga contratada una potencia de 3,95 kW. Tras analizar su curva, se da cuenta de que la energía máxima demandada en el periodo de punta es de 3,50 kW y que la energía máxima demandada en el periodo de valle es 2,3 kW. Si ajusta la potencia contratada a estos datos, obtiene un ahorro de 16,15 euros al año.

¿Cómo afecta al mercado libre?

Los nuevos tramos afectan a los consumidores que tengan una tarifa PVPC, pero el cambio también lo sufrirán los usuarios del mercado libre, ya que una parte de su factura procede del componente regulado. La nueva estructura de la factura eléctrica agrupa los peajes de consumo doméstico vigentes hasta ahora en un único peaje (2.0 TD) y aumenta el peso del término variable en la factura, es decir, el consumo, que pasa del 60% al 75%, frente a una rebaja del peso del término fijo (peajes de transportes y distribución y cargos al sistema eléctrico), que pasa del 40% al 25%. Las comercializadoras del mercado libre deben adaptar el precio de sus tarifas para trasladar la variación del componente regulado de la factura, por lo que el cambio también afecta a los consumidores del mercado libre.

Tal y como ha denunciado la OCU, esta adaptación se ha transformado en una subida generalizadas para los clientes de estas tarifas, alcanzando en algunos casos un aumento del 27%. Por ello, la mejor opción de ahorro en estos casos es comparar la oferta que le hace su compañía con la de otras eléctricas para elegir la que mejor se adapte a sus necesidades.