Llenar el depósito del coche cuesta ya más que antes de la pandemia aun en plena crisis

La gasolina y el diésel son un 4,01% y un 1,67% más caros respectivamente que antes de declarase el estado de alarma. Si los precios se comparan con mayo de 2020, ya en confinamiento, llenar el tanque ahora cuesta entre 14,3 y 11,55 euros más

Las gasolineras siguen prestando servicio durante el estado de alarma
Un hombre echa gasolina a su coche FOTO: Marta Fernández Jara Europa Press

Los consumidores tienen la sensación de que repostar cada vez es más caro y están en lo cierto. A mayo de 2021, el litro de gasolina costaba 1,35 euros y el de diésel 1,21 euros. Esto implica que llenar el depósito salía el mes pasado a 74,25 euros y a 66,55 euros respectivamente, frente a los 59,95 euros (1,09 euros el litro de gasolina 95) y 55 euros (1 euros el litro de diésel) que costaba en mayo de 2020. Aunque estos precios siguen siendo en España más bajos que en Francia, Italia, Alemania y Holanda, superan los niveles prepandemia. En concreto España es, tras Alemania, el país donde más han subido los precios este mayo respecto al mismo mes 2020: se paga un 23,42% más por la gasolina y por el gasoil un 21,24%, según el análisis realizado por el comparador de recambios DAPARTO.es.

El repunte de precio ha sido gradual, pero cae como un mazazo para todos los ciudadanos que aún sufren los efectos de la crisis de la Covid-19. Las restricciones de movilidad dieron un respiro al bolsillo de los españoles que tuvieron que seguir desplazándose durante el confinamiento. Precisamente entre el 4 y el 11 de mayo de 2020 se pagó 1,07 euros por un litro de gasolina y 98 céntimos por el litro de diésel, el precio más barato de la historia. Desde entonces, los precios se fueron recuperando progresivamente hasta situarse actualmente un 4,01% (gasolina) y un 1,67% (diésel) por encima de su coste prepandemia. Con todo, España sigue siendo el país más económico en el que repostar de las cinco grandes economías de la Eurozona.

Alemania lidera el ranking de subidas

Las subidas han sido generalizadas. De media, en estos países, la gasolina 95 ha sido en mayo de 2021 un 5,71% más cara respecto al pasado 2 de marzo de 2020, cuando estos países todavía no habían sufrido restricciones a la movilidad. En lo que respecta al diésel, este es un 3,77% más caro de media que antes de la pandemia.

Por países, los alemanes están pagando en la actualidad un 12,01% más por la gasolina súper 95 que antes de las restricciones y un 11,67% por el diésel. Aunque si nos fijamos en los últimos 12 meses el aumento es aún mayor, con Alemania como líder y España pisándole los talones. Los germanos pagaron este mes de mayo 1,54 euros por un litro de gasolina 95 y 1,34 euros por un de gasoil, es decir, un un 26,48% y un 27,13% más que hace un año por el impuesto al CO2.

En Francia la subida respecto a mayo de 2020 se sitúa en el 19,83% y el 18,01% para la gasolina 95 y el gasoil. Los precios del 24 de mayo se situaron en 1,52 euros el litro para la gasolina y 1,39 euros el litro para el diésel. Aunque si se compara con los niveles prepandemia, los franceses son los únicos que pagan ahora menos por el diésel que antes de la Covid (-0,2%), pero abonan un 2,11% más por la gasolina.

Por su parte, en Italia y los Países Bajos, el alza ha sido menos acusada. En el caso del país transalpino, la gasolina se situaba en 1,52 euros, un 16,33% más que hace 12 meses, y en 1,45 euros el gasoil (+15,62%). Si se comparan los precio actuales con los precios antes de la pandemia, la gasolina 95 se ha incrementado en un 3,23% y el diésel en un 1,43%.

Mientras tanto, en los Países Bajos, los conductores pagaban hace apenas unos días 1,77 euros por la gasolina y 1,40 euros por el diésel, un 17,45% y un 16,76% más que en mayo de 2020, respectivamente. Un aumento que se sitúan un 7,2% (gasolina) y 4,32% (diésel) por encima en comparación con los precios prepandemia.

¿De qué depende el precio de la gasolina?

La estructura del precio del carburante se divide en tres partes. La primera de ellas es el coste del carburante, que depende de las cotizaciones internacionales de la gasolina y el gasóleo, que no de la cotización del barril de petróleo. El coste de la gasolina al por mayor representa el 30% del precio en los surtidores y el 33% en el caso del gasóleo, según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) a marzo de 2020. A los costes del carburante le siguen los costes de logística y comercialización que suelen ser prácticamente invariables y rondan el 17-18% del precio de la gasolina y del gasóleo disponibles en las gasolineras. En este apartado se encuentran también los márgenes de beneficio del mayorista y minorista, donde el precio puede estar sometido a algún tipo de variación en función de la decisión de los gasolineros.

Por último, los impuestos completan la mitad restante del precio que paga el consumidor al llenar su depósito. En concreto, son tres los impuestos que se aplican a la gasolina y el diésel: el IVA, el Impuesto Especial de Hidrocarburos y el Impuesto especial sobre ventas minoristas, que es la causa por la que el precio varía entre comunidades y provincias. En conjunto, representan un 54% del precio final de la gasolina y un 49% en el caso del gasóleo.

Diferencias del precio de los carburantes en Europa
Diferencias del precio de los carburantes en Europa FOTO: DAPARTO DAPARTO