Acuerdo del G-7: cuánto va a recaudar España con el nuevo impuesto de sociedades

Irlanda reconoce que perderá 2.000 millones de euros por culpa de la medida y nuestro país ingresará un 28% menos que con la Tasa Google

El nuevo modelo global que quieren impulsar los países más poderosos del mundo para luchar contra la elusión fiscal de las grandes multinacionales a través de los llamados «paraísos fiscales» nace, en teoría, con el objetivo de elevar la recaudación de estos países y de otros como España. Por el contrario, producirá el efecto opuesto en otros territorios que ahora se benefician de su bajo nivel impositivo, algunos de ellos incluso en el seno mismo de la Unión Europea, como es el caso de Irlanda, Países Bajos, Luxemburgo o Chipre. De hecho, el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, señaló ayer que su país perderá 2.000 millones de euros anuales con este nuevo modelo, ya que Irlanda (12,5%) disfruta del segundo impuesto de sociedades más bajo de la UE después de Hungría (9%), frente al 25% de España.

En cualquier caso, a nivel global debería traducirse en un aumento de los ingresos fiscales, si bien aún se desconoce exactamente a partir de qué nivel de ingresos afectará a las grandes empresas. Según cálculos del Observatorio Fiscal Europeo, si el mínimo del 15% se fijase para las corporaciones con ingresos superiores a los 20.000 millones de dólares anuales (unos 16.000 millones de euros), EE UU vería aumentar su recaudación en unos 40.000 millones y la UE en unos 49.000 millones. Según estas estimaciones, a España apenas le tocarían unos ingresos extra de unos 700 millones de euros, una cantidad un 28% inferior a la que el Gobierno pretende recaudar al año con la nueva «tasa Google», pensada para compensar precisamente la baja tributación de los gigantes tecnológicos. El Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, fuente de polémica y de disputas arancelarias con EE UU, entró en vigor en España el pasado mes de enero.

En concreto, grava con un 3% los ingresos obtenidos en el país por servicios digitales de aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros, y con ingresos en España superiores a los 3 millones. Mediante esta tasa, el Ejecutivo de Pedro Sánchez espera obtener una recaudación de 968 millones de euros en 2021. No obstante, la realidad podría ser incluso peor, pues la Airef rebaja esta previsión casi a la mitad, hasta los 542 millones de euros.

“Justicia social”

Pese a todo, Sánchez se congratuló ayer del acuerdo del G-7 y destacó que el acuerdo alcanzado por las economías más desarrolladas reunidas en el G-7 sobre la reforma del sistema fiscal global “permitirá una mayor contribución de grandes compañías mundiales”. Se trata de un acuerdo “histórico” que permite avanzar hacia un nuevo sistema fiscal para la era digital global, con el objetivo de lograr “una mejor distribución de la riqueza para alcanzar mayores cotas de justicia social”, ha declarado Sánchez en su cuenta de Twitter.

El acuerdo requerirá que los gigantes tecnológicos multinacionales hagan una contribución fiscal homogénea, después de que los ministros del G7 -Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Italia y Japón- se comprometieran con, al menos, el 15 % de tipo mínimo de sociedades. El pacto alcanzado en Londres será analizado en la reunión de ministros de Finanzas del G20 -países desarrollados y emergentes- y de gobernadores de bancos centrales que se celebrará en julio en Venecia.