El País Vasco quiere formar parte de la OCDE

El Gobierno vasco aplaude la armonización del Impuesto de Sociedades por el G 7, que apoya España

El lehendakari, Iñigo Urkullu, preside en la Academia de Arkaute el acto anual de entrega de condecoraciones a la labor policial y homenaje a los ertzainas fallaecido en servicio
El lehendakari, Iñigo Urkullu, preside en la Academia de Arkaute el acto anual de entrega de condecoraciones a la labor policial y homenaje a los ertzainas fallaecido en servicioIREKIA IREKIA

El Gobierno vasco ha aplaudido el acuerdo alcanzado por las economías más desarrolladas reunidas en el G7 sobre la reforma del sistema fiscal global, pero el PNV ha pedido participar en foros internacionales como la OCDE donde se producen debates fiscales. Esta reivindicación no es nueva. Los nacionalistas vascos, al igual que los catalanes, llevan décadas vindicándola. En este caso, el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ha respondido a una pregunta de EH Bildu en el pleno del Parlamento vasco sobre cómo va a alinear el Ejecutivo de Vitoria la política fiscal con la nueva estrategia europea y mundial. Esta comparecencia se ha producido días después de que el G7, formado por las economías más desarrolladas del mundo (EE. UU., Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Italia y Japón), llegara a un acuerdo para que las grandes multinacionales, como los grandes digitales, tributen en los territorios donde obtienen sus beneficios, con un tipo fiscal de sociedades de al menos el 15%.

Azpiazu ha recordado que este acuerdo busca garantizar que las multinacionales “paguen en todas partes el porcentaje justo de impuestos que les corresponde”. “Compartimos con estos organismos internacionales que la forma de actuar de esas multinacionales, sobre todo del ámbito tecnológico, no es sostenible, ni políticamente ni económicamente, y que, por lo tanto, deben tributar su parte correspondiente de impuestos allí donde generan valor, también en Euskadi, por supuesto”, ha dicho. El consejero ha puesto en valor que los gobiernos del mundo hayan “elegido la coordinación en vez de la competición en la fiscalidad de las grandes multinacionales”, algo que ha considerado “bueno” y que aplaude el Gobierno Vasco.