La cosecha de cereales bajará un 18% y no marcará récords

La previsión es recoger cuatro millones menos que el año pasado

Las labores de siega avanzan ya en toda la mitad sur de la Península
Las labores de siega avanzan ya en toda la mitad sur de la Península FOTO: MIKE STURK REUTERS

La cosecha de cereales de otoño invierno de este año en España caerá un 18% en relación con las cifras de 2020, cuando llegó a un nivel récord. Según las primeras estimaciones, realizadas por los comerciantes de cereales y oleaginosas, se recogerán 18,35 millones de toneladas, lo que supondría unos cuatro millones menos que el año pasado. No obstante, hay que tener en cuenta que se trata de las primeras estimaciones de la temporada, que son todavía muy provisionales, dada la cambiante climatología que está afectando a las zonas más tardías.

Habrá recorte de la producción en todos los tipos de grano, especialmente en el caso de la cebada, de la que se esperan recoger 9,4 millones de toneladas, lo que supondría dos millones de toneladas menos. En trigo blando se esperan seis millones de toneladas, de avena algo más de un millón, de triticale 760.000 y de trigo duro en torno a 625.000 toneladas, según estas mismas fuentes. El rendimiento medio será de 3.320 kilos por hectárea frente a los 4.000 que se alcanzaron en 2020. Habrá recortes generalizados en todas las comunidades autónomas.

Las labores de siega avanzan ya en toda la mitad sur de la Península y a medida que las máquinas entran en las parcelas y cosechan se confirma que los rendimientos son más bajos que los del año pasado en líneas generales. La consultora Asegrain, especializada en este mercado, constata en sus previsiones este recorte en relación con los resultados alcanzados en 2020 para el trigo blando, el duro y la cebada.

Por el contrario, las cotizaciones que se están registrando en los principales mercados para el cereal de nueva cosecha en estas primeras semanas de nueva campaña son más elevadas que las existentes por esta misma época el año pasado. Así, por ejemplo, en la Lonja de Sevilla, los precios de los trigos blandos son entre un 22% y un 24% más elevados que hace doce meses; el trigo pienso también había subido en un porcentaje similar mientras que las cebadas cotizaban un 37% por encima y el maíz ha subido el 45% en este año.

Otro tanto se puede decir de lo que ha sucedido en la Lonja de Córdoba con incrementos de las cotizaciones que oscilan entre el 8% de los trigos duros y el 42% de la cebadas. En la Lonja del Ebro la cebada nueva ha subido más del 60% en relación con las cifras del pasado año.